Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2012

Recorta al pueblo para regalar a los bancos

Con la excusa de la crisis, el gobierno se dedica a recortar los servicios básicos, pone tasas o sube las ya existentes para cualquier tipo de actividad, se inventa nuevos impuestos, en definitiva, exige al ciudadano de a pié que pague más por los servicios públicos que ya ha pagado de antemano con sus impuestos.

Con la excusa de la crisis, el gobierno se dedica a "salvar" a la banca privada a base de millones de euros públicos que los ciudadanos han pagado con sus impuestos, a pesar de que esa banca dice públicamente que no se trata de prestamos a devolver. Una banca que sin piedad ejecuta desahucios cuando un ciudadano, ese que ha pagado sus impuestos para salvar a los bancos, deja de pagar una cuota de la hipoteca.

Las matemáticas no fallan. Los bancos con su mala gestión, con una avaricia sin precedentes, provocan una crisis que se expande por todo el mundo y llega al ciudadano de a pie. Unos bancos que cierran los grifos del crédito porque desconfían que esos ciudadanos…

Recaudar desde la represión

Desde épocas remotas no se veian por las calles tanta policia circulando. Desde épocas remotas no se dictaban tantas leyes para castigar al pequeño infractor. Desde épocas remotas no se usaba la represión con tanto impetu para recaudar los dineros que no se atreven pedir a los grandes delincuentes.

Esta es la realidad que vivimos hoy en día, recordando a la España de hace 50 años .

Parece que, además de la situación económica, la mayor preocupación de este gobierno es mantener a raya a cualquier ciudadano de clase media-baja, como si todos fuesen potenciales delincuentes. Por supuesto la clase alta tiene patente de corso para estafar o defraudar, solo hay que ver como van saliendo impunes uno tras otro los imputados en casos donde los millones de euros han corrido de mano en mano de forma poco transparente, además de una amnistía fiscal que solo está disponible para las grandes fortunas, mientras los ciudadanos de a pié están al borde del desahucio en muchos casos.

Está claro que esta…

Premios y recortes

El gobierno insiste en la necesidad de la austeridad y la traslada con recortes a los servicios públicos y los derechos adquiridos que son pagados con los impuestos de los ciudadanos.
El gobierno insiste en la necesidad de la austeridad y la traslada con dinero público para salvar las entidades financieras privadas que son responsables de la crisis actual. Sin olvidar las subvenciones que reciben empresas del sector privado, aunque dichas empresas luego se dediquen a despedir a los trabajadores y ahondar más en la crisis creando más paro.

En pocas palabras, se premia al sector privado con dinero público. Se paga a los que se dedican a crear más paro, a deshauciar familias, en vez de destinar los impuestos de todos a proteger a los necesitados.

Y a pesar de esta destrucción de los servicios de todos, los visionarios se dedican a criminalizar a los agitadores y descalificar a los que defienden esos derechos de los ciudadanos de ese sector público imprescindible para evitar más desiguald…

Las siglas no son dueñas de las causas

Hay miles de causas por las que luchar, hay millones de razones para apoyar unas u otras. Por desgracia a la hora de movilizarse para apoyar esas causas se mira con lupa que siglas las apoyan, llegando a muchas personas a anteponer las siglas a la causa en sí.

¿Merece una causa perder su objetivo por culpa de unas siglas que la apoyen?
Es cierto que muchas veces las siglas se han ganado el rechazo de buena parte de la sociedad por culpa de acciones que: o no han sido bien explicadas por su complejidad, o han sido manipuladas por algunos medios de comunicación y con ellos difundidas con esas erratas al pueblo, o se han equivocado, o quizá también lo han hecho como querían y el pueblo no lo ha aceptado.
En cada uno de las situaciones, el responsable o el responsabilizado es el que debe de rendir cuentas con sus seguidores, pero no debiera en ningún caso servir para desfigurar cualquier tipo de causa por el mero hecho de apoyarlas con sus siglas.

¿Acaso una causa es culpable de ser segui…