Recaudar desde la represión

Desde épocas remotas no se veian por las calles tanta policia circulando. Desde épocas remotas no se dictaban tantas leyes para castigar al pequeño infractor. Desde épocas remotas no se usaba la represión con tanto impetu para recaudar los dineros que no se atreven pedir a los grandes delincuentes.

Esta es la realidad que vivimos hoy en día, recordando a la España de hace 50 años .

Parece que, además de la situación económica, la mayor preocupación de este gobierno es mantener a raya a cualquier ciudadano de clase media-baja, como si todos fuesen potenciales delincuentes. Por supuesto la clase alta tiene patente de corso para estafar o defraudar, solo hay que ver como van saliendo impunes uno tras otro los imputados en casos donde los millones de euros han corrido de mano en mano de forma poco transparente, además de una amnistía fiscal que solo está disponible para las grandes fortunas, mientras los ciudadanos de a pié están al borde del desahucio en muchos casos.

Está claro que esta casta de privilegiados no aguantan a unos ciudadanos normales, con sus vidas normales y sus sueldos normales, y necesitan exprimirlos, tenerlos controlados y vigilados de cerca para sacar hasta el último céntimo, aunque para ello se tengan que inventar estúpidas leyes bajo más estúpidas excusas. En pocas palabras, necesitan acabar con la libertad, volver a las épocas de la represión, para sentirse realizados, no conocen otro medio para convivir con los millones de ciudadanos normales que solo exigen una vida digna sin necesidad de lujos superfluos. Necesitan tener el control total, a costa de las libertades individuales, para tener esa sensación de poder que tanto les ha costado conseguir a costa de engañar y mentir al pueblo.

Y por eso no tienen reparo en sacar todos los días lo vehículos policiales a la calle, aunque eso signifique un gasto en combustible de dudosa justificación, sobre todo con el precio de las gasolinas hoy en día. Pero claro, eso lo suplen con bajadas de sueldos o despidos por un lado, y recaudación a costa de represión por el otro.

¿Tanto miedo tienen al pueblo? Porque ya  no se trata solo de controlar a los que se manifiestan por sus derechos, sino que buscan controlar a TODOS, aunque simplemente paseen por la calle.
Si tanto se habla de austeridad ¿como se explica que en un pequeño pueblo veamos varias veces al día circular  a la policía local y nacional para controlar las calles vacías?
¿Tanto necesitan hacer notar que ellos son la ley, como si del lejano oeste americano se tratase?

Tristemente es lo que vivimos hoy en día, un panorama que nos retrotrae a épocas pasadas. En vez de modernizar la sociedad, solo se ha conseguido que la represión vuelva del pasado para recordarnos que vivimos otras épocas en las que las libertades no existían.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma