Recorta al pueblo para regalar a los bancos

Con la excusa de la crisis, el gobierno se dedica a recortar los servicios básicos, pone tasas o sube las ya existentes para cualquier tipo de actividad, se inventa nuevos impuestos, en definitiva, exige al ciudadano de a pié que pague más por los servicios públicos que ya ha pagado de antemano con sus impuestos.

Con la excusa de la crisis, el gobierno se dedica a "salvar" a la banca privada a base de millones de euros públicos que los ciudadanos han pagado con sus impuestos, a pesar de que esa banca dice públicamente que no se trata de prestamos a devolver. Una banca que sin piedad ejecuta desahucios cuando un ciudadano, ese que ha pagado sus impuestos para salvar a los bancos, deja de pagar una cuota de la hipoteca.

Las matemáticas no fallan. Los bancos con su mala gestión, con una avaricia sin precedentes, provocan una crisis que se expande por todo el mundo y llega al ciudadano de a pie. Unos bancos que cierran los grifos del crédito porque desconfían que esos ciudadanos de a pie puedan devolver lo que se le vaya a prestar. Sin embargo los bancos aceptan de buena gana los dineros que los impuestos recaudan de los ciudadanos de a pie, pero avisan que no tienen porque devolverlo, y a pesar de todo el estado se fía de esos bancos que desconfían de los ciudadanos.

¿Todo esto no se llama estafa, robo, extorsión, engaño? Pues parece que no, según los gobernantes se llama responsabilidad y medidas para salir de la crisis.
Vamos, que con buenas palabras quieren decir que regalemos nuestro dinero a los que nos han metido en esta situación. Y no solo eso, que además paguemos de nuevo por los servicios que debieran de ser financiados con nuestros impuestos para así tener más dinero para "salvar" a los que han jugado con los ahorros de los ciudadanos.

Y mientras se sigue estafando al pueblo para regalar a los bancos, el gobierno sigue con su discurso "sabemos lo que hay que hacer y lo vamos a hacer", es decir, están de acuerdo con la extorsión de los bancos y van a seguir robando a los contribuyentes. Todo para hacer lo que se empeñan en llamar "reformas estructurales" que no son más que destrucción de lo público para regalárselo a lo privado.

¿Estas son las medidas que salvarían a España? Quizá salven a las grandes fortunas, pero a los españoles que contribuyen con sus impuestos a que siga adelante la vida diaria se les condena a la ruina.

No sirven las excusas de la herencia, porque la herencia no está para regalar, ni para perdonar deudas a las grandes fortunas que se han dedicado a llevar sus fortunas al extranjero en vez de invertir y ayudar aquí. La herencia no es excusa para arruinar a los ciudadanos que han pagado sus impuestos religiosamente, mientras los bancos han contraído deudas millonarias y encima ya afirman que no van a devolver lo prestado.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración