Sientome traicionau / Me siento traicionado

(LLI)

Ca dous pur tres daquien chama a los llïoneses a manifestase pa defendere la economía y los emplegos los sous paisanos. D’algunos, anque non la mayoría purque asina somos los llïoneses que nos cuesta defendere lu de nuesu, salimos ca vuelta pa sofitare aqueillos que lu precisan.

Unu camienta que si lu que se geta ye defendere los puestos de trabayu, los primeiros que tendrían de tare son los interesaos y las suas familias, perula rialidá ye que nin tan las familias, nin tan, mueitas vueltas, tolos interesaos.

Quiciabes seya pur razones de fuercia mayor, nun sei, quiciabes seya purque lu dan tou pur perdíu, anque lluéu se sumen al ésitu si chega, peru lu ciertu ye que nun tan. Los que si tamos somos los llïoneses qu'una vegada tras outra sumamosnos a esos chamamientos de los afectaos cuna esperanza d'impedire que'l País Llïonés siga perdiendu empleos y la sua economía cayendu.

Las arengas son las de siempres, toos diciendu que nun van cedere, que van defendere ata'l final los emplegos, que van llevare’l problema ata onde seya precisu, peru lluéu alcontramosnos cuna rialidá. Una rialidá que siempres amuesa’l fracasu, purque fina en tolos casos cuna esapaición de los emplegos, l’esqueicimientu de tola llucha y purque’l cabeiru escalón siempres ta escontra'l País Llïonés.

Ta nidiu que ca familia tien las suas necesidaes, peru cuandu tanta xente se movilizara pa defendere los puestos de trabayu, aceutare de bonas a primeiras los despidos, pur mueita indemnización que vayan cobrare, ye una traición a tolos que tuvun al sou llau ou sofitaron la sua causa.

Y ye pur esu que mueitos llïoneses nos sentimos traicionaos. Y esu nun quier dicire que culpe a los trabayadores que tuvun d’aceutare la situación, de xuru que lu valoraron detenidamente, aunque quiciabesmente nun tantu cumu debieran, ya que los despidos nun son más qu'hipotecas pa'l futuru. Culpu a ese colleutivu que se rindiera enantias de tiempu ante'l brillu‘l vil metal, ante las amenazas los empresarios que se llucran cun estos peches, ante la pasividá las alministraciones.

¿Sou l'únicu que se siente traicionau? De xuru que non.
¿Ata onde tien de chegase na llucha pul futuru los nuesos paisanos?
¿Tamos perdiendu'l tiempu al enfrentanos a eisos que baxu amenazas y chantaxes ganan las suas bataillas una tras outra?

Presonalmente siempres piensu que si nun se llucha nunca nun se ganará, anque vistu lu vistu, aún lluchandu sigimos perdiendu ¿Qué facemos mal?


(ES)
Cada dos por tres se llama a los leoneses a manifestarse para defender la economía y los empleos de sus paisanos. Algunos leoneses, porque así es León que le cuesta salir a defender lo suyo, salimos cada vez que se nos solicita a acompañar a esos que nos piden ayuda.
Uno piensa que si se busca defender los puestos de trabajo, los primeros que deberían de estar son los interesados y sus familias, pero la realidad es que ni están las familias, ni muchas veces los interesados. Quizá sea por razones de fuerza mayor, no lo sé, quizá sea porque lo da todo por perdido, aunque luego se sume al éxito si llega, pero lo cierto es que no están. Los que si estamos somos esos leoneses que una tras otra nos sumamos a esas solicitudes por parte de los afectados con la esperanza de impedir que el País Leonés siga perdiendo empleos y su economía cayendo.

Las arengas son las de siempre, todos dicen que no van a ceder, que se va a defender hasta el final los empleos, que se va a elevar hasta el último escalón el problema, pero luego nos encontramos con la realidad. Una realidad que vuelve a mostrarse en forma de fracaso. Fracaso porque al final los empleos se extinguen, todo lo luchado se olvida, y ese último escalón siempre está en contra del País Leonés.

Está claro que cada familia tiene sus necesidades, pero cuando se ha movilizado tanta gente para defender esos puestos de trabajo, aceptar de buenas a primeras los despidos, por mucha indemnización que vayan a cobrar, es una traición a todos aquellos que han estado a su lado o que han apoyado su causa.

Y es por eso que muchos leoneses nos sentimos traicionados. Y eso no quiere decir que culpe a los trabajadores que han tenido que aceptar la situación, seguramente lo hayan valorado detenidamente, aunque quizá no tanto como debieran, ya que los despidos no son más que hipotecas para el futuro. Culpo a ese colectivo que se rinde antes de tiempo ante el brillo del vil metal, ante las amenazas de los empresarios que se lucran con estos cierres, ante la pasividad de las administraciones.

¿Soy el único que se siente traicionado? Seguro que no.
¿Hasta donde se ha de llegar en la lucha por el futuro de nuestros paisanos?
¿Estamos perdiendo el tiempo al enfrentarnos a esos que bajo amenazas y chantajes ganan sus batallas una tras otra?

Personalmente siempre he pensado que si no se lucha nunca se ganará, aunque visto lo visto, aún luchando se sigue perdiendo ¿que hacemos mal?
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma