Amnistía fiscal = atentado de estado

Dicen que España no necesitará intervención, es cierto; España ya está intervenida por traidores y chantajistas que ahogan a los ciudadanos.

El reciente anuncio de los presupuestos del estado dejan el sabor amargo de un atentado contra los ciudadanos por parte del estado.
Mientras se exige que los ciudadanos de a pie paguen sus deudas puntualmente, mientras miles de familias han sido desahuciadas por que el paro les impide pagar sus hipotecas, mientras la caridad es el recurso de cada vez más españoles; el gobierno que debiera de buscar el beneficio de cada uno de esos ciudadanos se dedica a perdonar a estafadores corruptos y ladrones profesionales que se aprovechan de las miserias del prójimo.

El principio de igualdad ante la ley que promulga la Constitución vuelve a ser pisoteado. Los que debieran de cumplir y hacer cumplir la carta magna se dedican a saltarse las normas más básica. Y lo peor es que acusan a aquellos que se lo echan en cara de traidores al estado y a España.
¿No son más traidores aquellos que se saltan la lay con el único objetivo de agradar a fuerzas extranjeras (FMI, EU, Banco Mundial, etc...) en vez de buscar el bienestar de sus ciudadanos.
Se empeñan en decir que es la única forma de salir de esta situación, que no hay otro remedio ¿Acaso el remedio es perdonar a los que estafando y defraudando nos han metido es esta crisis?
Pero ya se sabe, los "pobrecines" que necesitan llevar su dinero a paraísos fiscales, los que defraudan a la Hacienda pública, los que no declaran todo su patrimonio, necesitan ayudas para volver a estar dentro de la Ley.
Si un ciudadano de a pie incumple alguna norma lo paga con multas o cárcel, sin embargo estos personajes ni van a ser investigados, ni van a ser multados ni van a ir a la cárcel gracias a los favores de un gobierno que perdona a unos y castiga a los de siempre, un gobierno traidor que perdona a los que han sacado su dinero de España para beneficiar otras economías y castiga a los que tributan en España aunque con ello tengan que dejar su vivienda o pasen hambre.
Un gobierno cobarde que no se atreve a inspeccionar a esas grandes fortunas por miedo a las represalias o quizá por que les están chantajeando y amenazando con deslocalizar aún más sus inversiones.
Por desgracia estas medidas son el fruto de años y años de gobiernos igual de cobardes, sin diferencia de color, que han permitido esos chantajes y estafas por parte de unos traidores que se rasgan las vestiduras hablando de salvar España, pero que en vez de contribuir a ello se dedican a sacar sus ahorros fuera si ningún rubor.

Y lo peor es que estos traidores se atreven a acusar a la ciudadanía que se manifiesta contra esas medidas, de estar en contra de España. Esos ciudadanos que trabajan o lo intentan hacer todos los días, que tributan y pagan sus impuestos aquí y no fuera, que hacen sus compras y mueven la economía en sus pueblos o ciudades en vez de hacerlo en el extranjero.
En otras épocas los traidores eran ajusticiados, hoy son perdonados. Cualquiera con un poco de sentido común y humanidad no quiere que los ajusticiamientos violentos de épocas pasadas vuelvan a ejecutarse hoy en día, por suerte existen otros medios de sanción para los delincuentes; por desgracia esos medios nunca llegan a los traidores y los "amigos" que les perdonan.

Hay que exigir que los traidores paguen por su traición, no se puede perdonar a aquellos que se atreven a  hundir un estado, y mucho menos cuando se atreven a amenazar a base de mentiras y manipulaciones a los ciudadanos que exigen sus derechos.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración