¿Como se puede ser tan caradura?

El presidente de la CEOE llega a tal punto que su caradura no la oculta.
Mientras culpa a los parados de aprovecharse del subsidio de desempleo se atreve a pedir que se perdonen las deudas de las empresas.
Para este personaje, los parados, trabajadores o cualquier otro ciudadano que no esté al mando de una empresa, son parásitos que contaminan la economía española y tienen que ser castigados y explotados sin ningún tipo de derecho.
Y, al contrario, los empresarios, esa casta que en muchos casos cotizan en paraisos fiscales o se aprovechan de subvenciones, son los únicos que merecen ser salvados de los recortes y las crisis.

¿Como un personaje como este puede seguir presidiendo ningún tipo de organización cuando se dedica a insultar, menospreciar e incluso criminalizar a los ciudadanos?
Aunque visto lo visto, que el gobierno está dando carta blanca a esta ralea de dictadorzuelos, que solo buscan rellenar sus bolsillos con billetes de 500€, que nada les importa la economía de España, solo la suya propia. Y si solo les interesa su propia economía, no es de recibo pretender que se les perdone ni un solo céntimo. Céntimos que deben en su mayoría por una mala gestión, por una avaricia sin límites que no han sabido gestionar y ahora buscan culpables para pagar sus faltas.
Culpables que siempre buscan en los sectores más débiles a sabiendas que el poder de respuesta es casi nulo y la indefensión por falta de conocimientos o medios no les puede hacer ningún daño

Quizá haya algunos, una minoría en cualquier caso, que se aprovechen del sistema de desempleo, pero de eso a acusar a todos los parados, o a la mayoría, no es más que un insulto y desprecio que merece, además de una rectificación inmediata, una dimisión.
¿Acaso este personaje que la gente quiere estar en paro? ¿Como justifica que miles de parados que han finalizado su prestación, ahora no tienen ningún tipo de ingreso?

Han conseguido que despedir a un trabajador sea casi gratuito, y ahora pretenden que además de despedido y en paro, sea además un criminal por aprovecharse de un subsidio que los que cotizamos y contribuimos con nuestros impuestos pagamos religiosamente.
Llega a tanto la caradura de este personaje, que después de criminalizar a los parados, se atreve a decir que el despido improcedente debería de desaparecer porque los empresarios siempre están dentro de la ley y los despidos siempre son legales. Curiosamente la mayoría de los despidos en estos años han sido considerados como improcedentes ¿por algo será?

Pero a pesar de estas barbaridades, tienen el mejor aliado que nunca han podido tener, un gobierno que apoya y justifica cada exigencia de la patronal aunque para ello tengan que seguir destruyendo España y los derechos de cada ciudadano.

La CEOE, con la complicidad del PP y sus socios, se ven fuertes y creen que pueden campar a sus anchas a lo ancho y largo de España, pero todo tiene un límite y cada vez está apretando más unas tuercas que están a punto de romper. Bajo la excusa de que esto no es Grecia, creen que aquí aguantamos todo lo que nos echen. Y ciertamente esto no es Grecia, pero se puede convertir en algo peor si siguen por ese camino en el que solo buscan fomentar la esclavitud, nunca el trabajo.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración