Servicios públicos de pago.


Llegan las nuevas medidas para atajar la crisis, todas dirigidas a pagar por los servicios públicos.

Que si el llamado copago sanitario, que si un peaje para mantener las carreteras,  y las nuevas ocurrencias que les vaya llegando a sus "privilegiadas" mentes.

Uno se pregunta ¿donde van los impuestos que los españoles pagamos? Si no van a sanidad, educación o infraestructuras ¿donde están?

En ningún momento se habla de moderación salarial de los altos cargos públicos, algunos hasta con 12 sueldos; si de los empleados. En ningún momento se habla de recortar subvenciones a Fundaciones y empresas privadas, algunas tan inútiles que solo sirven para justificar mentiras históricas; si a sanidad o educación pública.

¿Como se explica que se pida pagar nuevas tasas por la sanidad o las infraestructuras, que se hagan recortes en sanidad o educación y sin embargo no haya ningún recorte en los impuestos?
La cuentas no cuadran.
Menos sanidad + menos educación = menos necesidad de impuestos
Mas tasas para sanidad + mas tasas para infraestructuras = menos impuestos

Quizá sea que:
Menos impuestos + menos tasas = menos sobresueldos + menos subvenciones a entidades privadas + menos millones para "rescatar" a los bancos

Algo va mal cuando los impuestos no se dirigen a financiar los servicios públicos, la sanidad y la educación. Y peor aún cuando lo que todos los ciudadanos pagan se lo llevan entidades privadas y bancos.
Pero lo mas grave es que los ciudadanos callan, dan la confianza a los que desvían esos impuestos y encima les aplauden ¿Tan ciegos y anquilosados estamos?

¿A alguien le gusta pagar dos veces por lo mismo? Entonces ¿porque permitimos que los impuestos que pagamos para financiar esos servicios públicos, tengamos que pagarlos de nuevo en forma de tasas?
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma