¿ Adiós puentes?

El desastre de la economía es culpa de los festivos y los puentes que disfrutan los trabajadores, esto es una de las excusas de los empresarios para buscar la formula magistral para quitar de en medio los festivos molestos.
Parece ser que los dos o tres puentes al año, o los otros tantos festivos que caen entre semana, afectan gravemente a la productividad de las empresas española.

Pero cuando se mira el mapa de festivos europeo uno se da cuenta que estas medidas no son más que una excusa para exprimir y esclavizar aún más a los trabajadores ante la posible y dura reforma laboral que no espera.
Da la casualidad que España es uno de los países con menos festivos de Europa por debajo de Francia, Dinamarca o Austria, y a la altura de Alemania.
Pero a la CEOE parece que le molesta que los ciudadanos puedan disfrutar de esos pocos días libres a lo largo del año, aduciendo que significa un grave riesgo para la economía nacional. Curiosamente una economía que se basa en buena parte en el turismo y vive precisamente de esos días festivos y sobre todo de los puentes.

Pero volviendo al número de festivos, volvamos al papel de las empresas españolas. Empresas que siguen empeñadas en relacionar la producción con el número de horas y días trabajados, que siguen con la vieja formula de exprimir a los trabajadores para producir más, pero que año tras año reciben las peores notas de productividad. Notas que destapan la vergüenza del erróneo sistema laboral usado en España, y que a pesar de trabajar más horas se produce menos. Este dato nos deja que la estúpida idea de reducir festivos y puentes no es la solución, la solución viene por mejorar la productividad. Una productividad que precisamente no se consigue con trabajadores cansados, descontentos y con sueldos miserables.
Pero parece que la única formula para que esa productividad mejore, según los empresarios españoles, pasa por reducir sueldos y aumentar jornadas de trabajo, eso si cobrando sus suculentas subvenciones. Mientras tanto en Europa, con jornadas mucho más cortas y con más festivos, esa productividad supera con creces a la española.
Entonces ¿que es lo que falla? Falla simplemente que en España seguimos empeñados en anclarnos en la época feudal en la que el amo ordena y los esclavos trabajan sin rechistar. En al que el amo se llena los bolsillos y los esclavos no tienen ni para disfrutar de sus días libres. Y eso nos deja que la economía seguirá estancada, sin que el consumo se relance al no tener tiempo para ello por parte de los ciudadanos ¿o acaso esperan los empresarios que vengan de fuera a consumir unos productos españoles que salen excesivamente caros por tener un sistema en el que con una productividad deficiente no puede rebajar el precio de sus productos?

Para exprimir a los trabajadores, para recortar los servicios públicos, para rebajar cualquier derecho de los trabajadores, si que hacen caso a los especuladores que ahogan a la economía; pero para mejorar la productividad se cierran en banda y hacen oídos sordos a los expertos en economía.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración