La ley no es igual para todos

Ya se sabe que la ley no es igual para todos, aunque la Constitución diga lo contrario.
Sobre todo se pone de manifiesto esas diferencias cuanta mas diferencia de estatus social haya. Pero también hay otros casos curiosos que a muchos les cuesta entender.
Un ejemplo claro es la polémica de la integración lingüista en Cataluña por un lado y la memoria histórica por otro.

Algunos, esgrimiendo la defensa de los "valores nacionales", que quizá habría que llamarlos valores españolistas (que no españoles), han conseguido que el exitoso modelo de integración lingüística catalán sea ilegalizado. Un modelo que ha conseguido que los alumnos en Cataluña dominen tanto el castellano como el catalán, y es difícil ver a un joven catalán que no sepa hablar castellano (que quiera hablarlo o no es otra cuestión). Pero los mas rancios españolistas exigen que se cumpla esa ley contra el modelo de integración que ha funcionado en Cataluña. Como si en épocas pasadas viviésemos, se tilda de traidores a los que no cumplen esa ley.

Por otra parte está la ley de memoria histórica que obliga a quitar todos los símbolos del régimen dictatorial, o hacer apología del mismo. Sin embargo, muchos de aquellos que exigen el cumplimiento de la ley en el caso catalán, se niegan a cumplirla en este caso, incluso hemos visto como lo hecho por unos en cumplimiento de esa ley, luego es deshecho por otros por revanchismo o por otras causas incomprensibles. Eso sí, nadie les llama traidores por apoyar un régimen que ahogó a los españoles y la mayoría de las identidades y culturas de España.

Por supuesto que en las dos situaciones hay casos extremos que deberían de corregirse.
No es de recibo que en Cataluña algunos energúmenos atenten a los que no usan el catalán habitualmente y queden impunes. Pero tampoco es de recibo culpar al sistema lingüístico catalán de dichos ataques.
Tampoco es normal que se permita impunemente la apología del régimen dictatorial. Pero no se puede tildar de tal a cualquier actuación que recuerde a épocas anteriores a la transición.

Como estos ejemplos hay múltiples situaciones que nos llevan al mismo sitios, cada uno aplica la ley según le interesa y la lay se hace según interesa a cada uno. Lo vergonzoso es que los fanáticos exijan penas de cárcel u otras incluso peores en el caso de unos incumplimientos, pero luego admitan otros casos sin escandalizarse ¿Quienes son los traidores, los que no acatan o los que justifican otras actuaciones ilegales?

La división en España sigue sin superarse, y lo peor es que algunos intereses particulares, por parte de los dos lados, siguen fomentando esa división. El fanatismo radical cada vez atrae a mas gente adoctrinada que sigue a pies juntillas lo que sus líderes les digan, y por desgracia en épocas de "crisis" tales líderes se aprovechan de los débiles para conseguir adeptos.

¿Porque seguimos enfrentados y destrozando la convivencia entre los españoles?
¿Porque no se admite la riqueza cultural que ha hecho grande a todos los pueblos?
¿Tanto pueden los manipuladores que son capaces de enfrentar, como en la época mas negra de España, hasta a los propios hermanos?

Es triste que aún haya gente que desprecie con tanto ahínco a los diferentes o que no admita y asimile que no todo es tan negro o tan blanco.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma