Mercados insensibles

La crónica de guerra continúa.
No, no se trata de las guerras en Libia o Siria, sino de la guerra mundial de los mercados contra la sociedad.
Mientras los estados siguen sucumbiendo ante esos mercados que les han exigido profundas reformas, incluso en sus cartas magnas, los especuladores siguen amenazando con recesión mundial si no se llevan a cabo muchas más reformas.

No es suficiente con los recortes en el sector público, con los "rescates" bancarios, con las limitaciones de gasto público, con las privatizaciones.... nada es suficiente para los mercados. La victoria parece ser que pasa por esclavizar a los trabajadores en empresas privadas, haciendo desaparecer cualquier servicio público.

Algunos dirán que estos augurios son catastrofistas, pero lo cierto es que los mercados no se conforman con nada y se dedican a comprar las posibles salidas de cualquier país. La compra de deuda de todos los países no es mas que la hipoteca de por vida de los mismos. Hipoteca que seguirá aumentando por la voracidad de los especuladores que no admiten que los países puedan recuperarse sin que sus objetivos contra el sector público se cumplan.

Pero los ciudadanos, cegados por la manipulación mediática de los especuladores, siguen sin ver la luz al final del túnel y siguen poniendo en manos de los gobiernos a los que, lejos de buscar el contraataque contra los mercados, apoyan aún más las reformas que arruinan e hipotecan los países cada vez más.

¿Cuando se va a llegar a ese contraataque contra los especuladores? ¿Cuando se va a recuperar la soberanía arrebatada por los mercados?

En clave española vemos como algunos se niegan a que los que están provocando esta situación paguen por ello. Dicen que los más ricos, que las grandes empresas no ha de pagar más impuestos, sino al contrario, porque se necesitan incentivos para crear empleo ¿Más incentivos? No, no necesitan incentivos, sino alguien que les plante cara ante el chantaje continuo que llevan haciendo escudados por la "crisis". 

Alguien tiene que dar un puñetazo en la mesa y decir bien claro que las empresas que no ayuden a la recuperación, las empresas que sigan pretendiendo atacar al estado del bienestar, no caben en España, ni ellas ni sus productos. Quizá sea un a medida contra la libertad de mercado, pero será una medida en favor de la libertad de la sociedad y la independencia del estado. Una dura medida que molestará a los mercados internacionales, pero que pondrá a cada uno en su sitio, ya que los mercados no pueden seguir marcando el paso de una sociedad que ve como se recorta aún más sus derechos fundamentales.

Y todo esto sin olvidar la persecución de los corruptos que, se aprovechándose de la situación, se han llenado los bolsillos a costa de los mas necesitados.

Y no, no es la izquierda, y quizá tampoco la derecha, sino que son los sumisos a los mercados que traicionan a sus países los responsables, tanto por acción como por omisión. Y si los especuladores son culpables, más lo son los traidores....
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración