El centralismo controla hasta el empleo

Recientemente se conoce la noticia de que la Junta quiere participar en la selección de personal para la empresa privada IKEA, esa que solo iría en Valladolid o en ningún sitio, como ya lo hizo con Renault.

Mientras tanto el resto de provincias, y sobre todo las leonesas, sufren un desempleo preocupante, no solo por culpa de la crisis actual, sino por una mala gestión desde hace tres décadas.

Se muestra otra vez mas que el centralismo vuelve a ser el gran problema de este engendro autonómico que nunca debió existir. Ya no tienen suficiente con amenazar a las empresas para que se ubiquen en Valladolid, que además pretenden controlar quien debe trabajar en cada una de ellas.

El servicio de empleo de la Junta en vez de dedicarse a mitigar las consecuencias de la falta de trabajo en la mayoría de las provincias que la sufren, se empeña en seguir destruyendo el tejido autonómico para fomentar aún mas un polígono industrial que no necesita ninguna ayuda.
Por desgracia toda esta situación sigue amparada por un pacto político entre los grandes partidos que lejos de intentar solucionar los problemas, al contrario que el resto del estado español, siguen unidos para construir su cortijo a costa de los leoneses que son obligados a emigrar por falta de trabajo.

¿Porque solo algunas empresas privadas tienen el privilegio de contar con el servicio público de empleo, mientras en las provincias leonesas no es capaz de generar puestos de trabajo dignos y estables?
¿Para que sirve una Junta autonómica que en vez buscar la equidad solo se dedica a fomentar el centralismo?

Basta ya de invertir el dinero público para favorecer solo al centralismo. Esta autonomía es un fracaso cuya única solución es la disolución.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración