Origen de Dan Brown ¿Ciencia ficción o realidad?

Estas fiestas he terminado de leer el último libro de Dan Brown, Origen, ambientado en España.

Este libro, aparte de otros géneros, lo engloban dentro del de la ciencia ficción. Genero que sería correcto si nos atenemos al desenlace del libro, pero no tanto por la trama del mismo.

Por supuesto no voy a destrozar las ilusiones de los que aún no lo han leído contando la historia que cuenta Dan Brown en este libro, pero si una reflexión sobre el mismo.

Nunca había leído a este autor, aunque si tenia en mente hacerlo con alguna de sus anteriores publicaciones. Personalmente, en el plano literario, y sin ser el que escribe ningún experto crítico del ramo, me ha decepcionado un poco. Demasiadas veces incide sobre las mismas cuestiones durante toda la obra, acabando ser muy repetitivo y hasta pesado. Otros aspectos literarios quizá no pueda apreciarlos tan bien al ser una traducción del original al castellano, aunque otros libros que también son adaptaciones al castellano me han dado mejor impresión.

Ahora, al grano, a esa ciencia ficción, que no lo es tanto, siendo importante quizá que además sucede en España. Aunque los nombres no son reales, y los lugares si puedan coincidir en el nombre, pero no es muchos casos, en una descripción exacta, sobre todo porque necesita adaptarlos a la trama del libro, muchas situaciones no son tan irreales.

Podemos empezar en la época que describe el autor en muchas ocasiones. Una época donde conservadores y nuevas tendencias conviven ¿suena a algo esto?
Donde hay conservadores y ultraconservadores. Los primeros con miedo a los cambios, y haciendo malabares para poder encajar sus ideales, aunque para ello necesiten traicionar a los mejores amigos. Los segundos llegando a proponer actos más violentos para evitar esos cambios, que aún reconciéndolos como una realidad, no pueden dejar que sucedan.

Las nuevas tendencias, presas de la mojigatería y a los que todo les molesta, y sino hacen que así sea para los demás, son capaces de difundir cualquier noticia de acusación contra los viejos sistemas, manipulándola como sea para que al final acabe dejándolas como héroes ante los carcas que han gobernado hasta ahora. Eso si, ni molestarse en confirmar si es verdad o mentira, lo importante es que se haga viral para que más gente se la crea, aunque sea una mentira.

Aunque esos fake interesados, no son exclusivos de las nuevas tendencias, sino que acaban siendo la herramienta del poder, y de cualquier aspirante a tenerlo, hasta el punto de usar la información como el arma para controlarlo todo.

O lo que es lo mismo, Origen, no es más que un retrato de la sociedad actual, presa de las redes sociales, de los medios de comunicación, de las manipulaciones y mentiras, de los retiut, de los me gusta, de las fotos de titulares, de la falta de escrúpulos con tal de dar gusto al ego de cada uno, aunque muchas veces sin querer reconocerlo, porque de ego se ha pasado a un superlativo del mismo, que ni errores es capaz de reconocer. Es sobre todo la viva imagen del poder haciendo lo que sea para salirse con la suya, sin importar lo que les rodea.

Por supuesto no he contado todo lo que podría contar, sería hacer eso que ahora llaman spolier, otros quizá tengan palabras mas desagradables por destruir la ilusión del libro recién comprado. Eso si, si lo leéis, considerad muy en serio la premonición final, al paso que vamos no hay tanta distancia entre la realidad y la ciencia ficción.
Aunque como siempre, antes hay que dejar prejuicios aparte, y quizá eso no sea tan fácil en ciertos párrafos según quien los lea.

Así que ¿Ciencia ficción o realidad? a veces no se puede separar lo uno de los otro.
Como escritor no me ha gustado en este libro, pero si me ha llevado a escribir estas líneas, quizá haya algo que me lleve a leer alguna otra obra suya.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración