Lancia se salva de momento.

La Junta, para que no se cargara sobre sus conciencias el soterramiento de Lancia, habia hecho las gestiones para que la decisión se tomase en León. Pero al final les ha salido el tiro por la culata ya que en León se ha decidido salvar el yacimiento.
Gracias a dos leoneses, uno director del Instituto Leonés de Cultura y el otro director del Museo de León, el yacimiento puede respirar durante algún tiempo sin ser enterrado por las obras de la autovía.

Como desde León se ha decicido salvar Lancia, es ahora es la Junta, que no quería mancharse las manos, la que va a tener que decidir el futuro del yacimiento y si se va a saltar la ley al destruir un Bien de Interés Cultural.
Por las palabras del delegado de la Junta “Nos movemos en un límite muy difícil. Por un lado, la necesidad de no parar una obra que ha sido reclamada como importante por la sociedad leonesa durante muchísimos años y que ya me gustaría a mí que tuviera continuidad inmediata pues es una infraestructura muy importante. En segundo lugar, lo que mucha gente ha interpretado como la necesidad de conservar restos” deja entrever que en Valladolid la preferencia es la autopista, mientras que Lancia no importa nada y les da igual saltarse la ley.

Si no se hubiese salvado en León ¿se volveria a manchar las manos la Junta?
¿Prevalecerá en Valladolid la cordura y la razón demostrada en León?
Si han sido capaces de desviar otras obras para salvar otros yacimientos e incluso unos viñedos ¿serán capaces de enterrar Lancia?

Una batalla está ganada, pero la guerra sigue y no hay que bajar la guardia.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración