De pastores y otros oficios

Ayer tuve el privilegio de acudir al filandón que presentaba el libro "De Babia a Sierra Morena". Una joya del papel que muestra una serie de espectaculares fotografías, acompañadas de un texto explicativo de esas rutas de la trashumancia que están siendo abandonadas.

Aunque la presentación del libro era el acto central, creo que lo mas importante fue el mensaje de los integrantes del filandón. Sobre todo porque no eran afamados intelectuales, o protagonistas de primeras planas.
Se trataba de un elenco de personajes que de una forma u otra tenían o habían tenido relación con el pastoreo. Contando historias que a algunos nos recuerdan a esos cuentos de lobos y osos que nos contaban nuestros abuelos, uno se da cuenta que no son ficción, sino una realidad actual con la que siguen viviendo muchos pastores que sostienen un oficio milenario.
No se andaban por las ramos como nos suelen tener acostumbrados los políticos de turno, dejando aparte el discurso llamado políticamente correcto, fueron al grano.

A algunos les sorprendería ver como entre los representantes de los pastores en activo, y lejos de los que los de las grandes ciudades suelen pensar, había un joven pastor amante de su oficio. Un joven pastor que denunciaba la voracidad de la Junta y la falta de tacto a la hora de exigir el cumplimiento de las obligaciones administrativas. No entiende como ha de dejar un rebaño abandonado, incluso en las épocas mas delicadas para sus ovejas, para ir a rellenar papeles para justificar su labor. La falta de flexibilidad de la Junta lleva a que este pastor tenga que dejar de atender unos rebaños en época de cría para acudir a la Junta a solicitar unas ayudas que a duras penas le dan para seguir con su labor y a riesgo de que alguna cría no salga bien.
Este pastor critica la falta de interés de la administración por un oficio que sigue siendo rentable si alguien se preocupase de fomentarlo. Un fomento que en otras regiones se lleva a cabo con escuelas de pastoreo u otros oficios ligados al campo, pero que sin embargo, aunque prometido por los políticos, en nuestra tierra es obviado y abandonado.
En un mundo en el que a algunos se les llena la boca con eso de la economía sostenible, no es comprensible como los oficios ligados a la agricultura o el ganado son cada vez mas castigados y relegados a unos pueblos que van siendo abocados a la despoblación.  

No podían dejar pasar por alto la pésima celebración de un 1100 aniversario de un Reino vertebrado por una ruta de la trashumancia que se olvido de los que durante cientos de años han  levantado y sostenido estas tierras. Pastores que recorrían de norte a sur las tierras del Reino y que hoy en día siguen siendo una de las máquinas mas importantes de la economía leonesa han sido relegados para dejar paso a unas actuaciones manipuladas que, lejos de celebrar nada, solo se dedicaban a salvar el paso. No es comprensible como en esas celebraciones se relegó al olvido a los verdaderos responsables del futuro de nuestra tierra. Una tierra que siempre, y hoy en día sigue siendo igual, ha basado su riqueza en la tierra, pero que se ha olvidado de ello.

Hay que recordar que esa ruta trashumante de cañadas que atraviesan el viejo Reino fue además una de las vías de comunicación mas importantes que unían el  norte con el sur, y que fue abandonada y cerrada cortando esa comunicación. Una ruta que vertebraba y facilitaba el comercio en el oeste de España y que la administración autonómica se niega a abrir de nuevo.


Desde las ciudades a veces nos olvidamos que dependemos totalmente del mundo rural. Un mundo rural que está desapareciendo en las provincias leonesas por falta de apoyo de todos los responsables y que está obligando a importar desde fuera unos productos de primerísima necesidad de los que dependen todos los ciudadanos. Son los pastores, ganaderos, agricultores, granjeros los que nos dan de comer y nos permiten vivir, es así de claro, no hace falta darle muchas vueltas. Por muchos ordenadores que haya, modernos sistemas de comunicación o bancos que muevan millones de euros, nada puede seguir adelante si el mundo rural se muere.

Muchas regiones de Europa, incluidas algunas de España, ya lo saben y fomentan la promoción de ese mundo rural ayudando a sus ciudadanos para tener una vida mas sencilla y fácil. Por desgracia en esta autonomía se abandona a sus suerte a esos pastores o agricultores fomentando únicamente la despoblación de unos pueblos que se mueren, matando a su vez a las ciudades que dependen de ellos.

Cuando hablamos de mejorar la economía nunca hay que olvidarse que la primera piedra de cualquier sistema es la materia prima, y que esa materia prima no se encuentra en las grandes ciudades, sino en un medio rural en el que sus habitantes no entienden de horarios de oficina. Un medio rural que es la base de un Reino milenario y que no se puede permitir que muera.

Por cierto, no puedo terminar este artículo sin denunciar el nulo interés y la total falta de apoyo de administraciones y todo tipo de entidades para la elaboración de el libro citado. Está claro que el mundo rural es abandonado totalmente, pero además al cultura que lleve a los ciudadanos ese modo de vida tampoco interesa fomentarla.

En definitiva, cualquier región, país o comarca que abandone el medio rural está muerta. Aquellos que no se preocupan de ese medio, que fomentan la despoblación de los pequeños pueblos y que ponen trabas a los trabajadores del campo o que están con los animales en el monte, solo hacen que aniquilar una sociedad y matar a sus ciudades.

¿Alguien puede seguir apostando por una administración que precisamente durante tantos años a llevado a la despoblación del Pais Leonés?
¿Como aún los leoneses no se han dado cuenta que la desaparición de las rutas que comunican de norte a sur las provincias leonesas solo es una estrategia para arruinar a las tierras y pueblos de nuestra región?
¿Como puede ser que otras regiones hayan conseguido rentabilizar el pastoreo y los trabajos en el campo, y la leonesa que basa precisamente su economía en esos oficios abandone esa vía?
1 comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración