El objetivo de la fusión de las cajas

Cada vez queda mas claro que el objetivo de función de las cajas leonesas y castellanas no es la de conseguir una entidad mas fuerte o evitar la falta de liquidez o competitividad de las actuales cajas.

La negativa del gobierno autonómico a la fusión con otras cajas de otras autonomías y la presión del Alcalde de Pucela para que la sede esté allí, apoyada por supuesto por el gobierno autonómico, deja claro que el único objetivo es crear un centro financiar en la capital Pucelana que centralice toda la actividad económica de la autonomía.

Primero consiguieron el centralismo político, que a pesar de no existir una capital para la autonomía en el estatuto, Pucela hizo ese papel y al final a conseguido que en la propuesta del nuevo estatuto sea esa capital.
Luego han ido aglutinando en Boecillo y alrededores un tejido industrial y comercial que convertía a la provincia de Valladolid como un eje de referencia en ese aspecto.
Y por fin han visto la luz para que también esté en Pucela el centro financiero que tanto anhelaban, por lo que ponen todas la pegas para fusiones con cajas fuera de la comunidad aunque ello beneficie a los activos de las actuales cajas.

Mientras que en otras comunidades no ponen pegas a fusiones intercomunitarias, aqui necesitan controlar las cajas leonesas y castellanas para que los políticos de turno se cuelguen sus medallas y sigan engordando el centralismo abusivo que se ejerce desde Valladolid.

Por desgracia algunos de los políticos de las provincias implicadas siguen haciendo el juego a ese centralismo, dejando a su suerte a su tierra.
¿Hasta donde hay que seguir aguantando este centralismo aberrante?
¿Cuando los políticos van a empezar a defender su patria chica en vez de dejar que se escape todo hacia Pucela con la consiguiente pérdida de población y puesto de trabajo?
Incluso si los políticos fuesen un poco egoístas ¿No se dan cuenta que si se pierden habitantes en su tierra también pierden votos? Aunque quizá son tan egoístas que prefieren perder votos con tal de calentar los sillones y malgastar el dinero de los ciudadanos, ya que no lo invierten en su tierra, sino que dejan que se vaya fuera.

Pero lo peor es que los votos van a seguir yendo a sus bolsillos porque los ciudadanos son gente de costumbres y no son capaces de mirar los actos y solo ven las palabras, palabras que están llenas de mentiras pero al final consiguen engañar a los votantes ¡Que pena!
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma