El llïonés nun ye culpable



(LLI)
Va poucu, nun articulu nel diariu Público, falaban de rescatadores de pallabras. Pallabras que tandu en pelligru d'estición tienen de sere rescatadas cumu si fueran rehenes de cruentas gerras.

Y lu ciertu ye que nun hai mueita distancia del estau d'algunas llinguas cul d'esos rehenes presos en xaulas sixiladas pur soldaos profesionales que fonun "educaos" pa odiar a los desemeyaos.

Una prisión que'l llïonés, cumu llingua en pelligru, sufre dende va decadas, cuna custodia d'unos soldaos que se facen chamare castiellanos (ou hespañoles). Unos soldaos que tachan de castiellan mal falau, de llingua medieval y esfasada, ou outros calificatíus que ye miyor nun dicire pur nun ferire’l sentimientu de tantos llïoneses que falan ou quieren deprendere y falare una llingua que fou de reis.

Una prisión de la que naide nun quixera sere rescatau, sinon que getare l'indultu purque denguna culpa nin delitu cometiera, que llucha pur sobrevivire ca vuelta en piores condiciones purque los llexisladores miran pa outru llau cuandu atopan dalgún resquiciu llegal que pueda salvare la llingua llïonesa.

(ES)
Hace poco, un artículo en el diario Publico hablaba de rescatadores de palabras. Palabras que estando en peligro de extinción tienen que ser rescatadas como si fuesen rehenes de cruentas guerras.

Y lo cierto es que no hay mucha distancia del estado de algunas lenguas con el de esos rehenes presos en jaulas custodiadas por soldados profesionales que han sido "educados" para odiar a los diferentes.

Una prisión que el leonés, como lengua en peligro, sufre desde hace décadas, con la custodia de unos soldados que se hacen llamar castellanos (o españoles). Unos soldados que tachan de castellano mal hablado, de lengua medieval y desfasada u otros calificativos que es mejor no decir por no herir el sentimiento de tantos leoneses que hablan o quieren hablar esa lengua que fue de reyes.

Una prisión de la que nadie quisiera necesitar rescatadores, sino que busca el indulto porque ninguna culpa ni delito ha cometido, que lucha por sobrevivir cada vez en peores condiciones porque los legisladores miran hacia otro lado cuando se encuentran algún resquicio legal que pueda salvar la lengua leonesa.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración