Comienza la carrera electoral, comienzan las promesas imposibles.

A pocos meses de las elecciones autonómicas y municipales ya empezamos a oír promesas de los políticos que pretenden solucionar lo que no han conseguido en cuatro años.

Durante estos meses, además de seguir tirándose los trastos a la cabeza, empezarán a crecer los proyectos faraónicos en todos los rincones de España, incluidos los del País Leonés. Ya hay promesas hoy en día por parte de algunos que suenan mas a ciencia ficción que a posibles realidades futuras.

Desde la Junta buscarán en las provincias ajenas a sus ideas o las que históricamente están en contra, el caldo de cultivo para sus promesas, llegando incluso a enfrentar a sus pueblos con tal de rascar votos.

Los ciudadanos volveremos a creernos esas mentiras y olvidaremos los cuatro últimos años y las promesas que se hicieron y no se cumplieron.
Los ciudadanos volveremos a enfrentarnos entre nosotros por los votos que al final van a parar a otros, que lejos de buscar nuestro beneficio, es su gran mayoría solo buscan poder controlar los dineros y recursos de las autonomías o ciudades que gobernarán.

Saldrán millones "virtuales" de debajo de las piedras para financiar esas promesas, empezará a correr "virtualmente" un dinero que lleva parado cuatro años, y ese dinero "virtual" que llegará a ilusionar a muchos ciudadanos, una vez pasadas las elecciones, como vino se va.

Así ha sido durante muchos años y, por desgracia, así será.
No me extrañaría que durante estos meses saliesen espíritus leonesistas que prometen incluso la autonomía. O los fantasmas amantes de la cultura que dirán que Lancia será protegida a toda costa. O aquellos que irán ellos mismos a construir la autovía entre Zamora y Benavente. Hasta son capaces de levantar de nuevo el teatro Bretón en Salamanca. Todo con tal de conseguir unos votos, mendigándolos porque no tienen otro medio para ello.

No llego a entender como no hemos aprendido. Después de mas de un cuarto de siglo, esa mendicidad de votos solo ha servido para despoblar aún mas el País Leonés, que sigan esquilmando nuestros recursos, que abandones el patrimonio histórico y natural o que las inversiones sigan sin llegar desviándose todas fuera de la región.

Los grandes partidos solo miran hacia León para venir a hacerse fotos, y los pequeños para quejarse de esas fotos.
El leonesismo político actual ha perdido el encanto que tenia en sus primeros años y se dedica mas a la "política", entre comillas para no confundirla con la política con mayúsculas, que a hacer leonesismo. Es decir, se dedica a prometer para luego olvidarse de lo prometido, como el resto.

Uno se pregunta, con este panorama ¿quien puede merecer un voto? Lo fácil sería no votar y pasar de toda esta farsa que solo sirve para que los sillones sean ocupados por culos agradecidos. Pero por otra parte, la abstención es algo que ya han tomado como algo normal y no serviría para que alguien abriese los ojos y se diese cuenta de la realidad. La otra alternativa es votar a algún partido "raro" como castigo a los de siempre, pero si no se cree en unos ¿porque dar a otros, aunque sean "raros", el gustazo? Así que solo queda el voto en blanco, quizá con miles de votos en blanco vean que el descontento llega a algo mas allá que quedarse en casa y pasar de ellos.

Es lago muy serio y debemos de empezar a reflexionar y exigir que no nos engañen mas. Quedan 6 meses de promesas y discursos, de buenas caras, bebes en brazos, amabilidad a raudales, etc... pero eso no es suficiente, o empiezan a hacer propuestas creíbles o solo merecen el voto en blanco.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma