La educación de nuestros hijos


Como padre me preocupa la educación de mis hijos y exijo que en los centros educativos reciban la mejor enseñanza posible.

Además como leonés quiero que esa enseñanza incluya la historia verdadera de nuestra región y además el actual estado en que se encuentra.

Pero tanto como padre y como leonés, otro año mas, y ya van..... tengo que ver como esa educación no es lo que esperaba debido a las mentiras y ocultaciones que muestran por enésima vez los libros de texto que se editan para la actual autonomía que incluye las regiones de León y Castilla.

Ya no son errores, como desde algunos estamentos de la Junta les ha dado por llamar año tras año, sino que son mentiras. Porque los errores se corrigen fácilmente, pero las mentiras cuanto mas perduran mas grande se hacen. Y esas mentiras, vertidas desde la consejería de educación, si es que merece ese nombre, se repiten de nuevo como en los años pasados dejando ver que en ningún caso se pretende que los leoneses y los castellanos reciban una educación correcta, sino que mas bien sean adoctrinados bajo esas mentiras para así ir creando esa identidad inexistente, y que parece ser una obsesión para la Junta. Una obsesión que les lleva a engañar y mentir, que les lleva a jugar con algo tan importante como la educación de nuestros hijos.

Año tras año ha sido denunciada tal manipulación de los libros de texto, ha legado al procurador del común, ando razón a los denunciantes, pero ha vuelto a ser ignorada por parte de las editoriales. Editoriales, que por mucho que la Junta quiera eximir su responsabilidad, están a las ordenes de esos obsesionados por crear algo que no existe.

Uno va preocupado al centro educativo donde cursa estudios sus hijos y recibe una respuesta poco alentadora “de los libros elegidos son los menos malos, todos tienen los mismos errores” ¿Es esa la educación que merecen nuestros hijos?

Los padres debemos de exigir que nuestros hijos reciban una educación digna, sin mentiras y completa.

Y por otra parte, los educadores han de ser eso, educadores. Y como tales deberían, por mero orgullo profesional, dar las lecciones como es debido y explicar que esas mentiras que aparecen en los libros no son ciertas, o contar la historia completa sin dejar de lado los cientos de años que desaparecen de los libros.

¿O es que acaso a los padres les da igual que sus hijos no sean educados adecuadamente?

Y los profesores que han cursado una dura carrera para llegar a serlo ¿prefieren tirar su carrera a la basura y ser meros transmisores de lo que dicen los libros aunque sean mentiras o estén incompletos, o ser unos buenos profesionales y hacer valer esos años de carrera que tanto les ha costado sacar adelante?

Ya va siendo hora de que todos los padres y profesores leoneses exijan que se dejen se escribir mentiras y ocultar datos en los libros de texto.

Ya son demasiados años aguantando esa manipulación por parte de la consejería de educación, y aún nadie ha depurado las responsabilidades que le corresponde.

España suspende en educación, León y Castilla se llevan el muy deficiente.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma