España no quiere acabar con las bombas racimo

Junto a países como EEUU, China, Alemania o Brasil, España es uno de los mayores productores de bombas de dispersión.
En la próxima reunión en Dublín de la conferencia internacional del Proceso de Oslo, que imitar al proceso que llevó a la firma de mas de 170 paises para acabar con las minas antipersona, el gobierno español no tiene la pretensión de ratificarlo.

Mientras muchas voces desde dentro piden la total eliminación de este tipo de armas, el gobierno español estudia promover un tratado que no corte de raiz la fabricación de bombas.

Al final Don Dinero puede mas que cualquier discurso. Porque nadie entiende como el gobierno socialista promulga la Alianza de Civilizaciones o el rechazo a las guerras y sin embargo promueve la fabricación y venta de bombas racimo que mutilan y matan continuamente a mucha gente inocente, incluidos niños.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración