Siguen atacando a León, y la mayoría de los leoneses se esconden.

La Junta niega de nuevo la Facultad de medicina para León con mentiras y excusas inexplicables. Dicen que las otras universidades ya han ampliado sus plazas, pero siguen llegando médicos extranjeros para cubrir las plazas necesarias.
Bruselas aprueba una ampliación de las explotaciones a cielo abierto con el beneplácito de la Junta. Mientras el Tribunal de Justicia de Castilla y León ordenaba el cierre de la explotación, Bruselas pone dinero y la Junta prevé invertir varios millones hasta en 2020.
El gobierno central ratifica la creación de la línea Sama-Velilla. Pese a las miles de firmas y la oposición de los leoneses, sihuen empeñados en que la línea pase por los espacios naturales protegidos.
La Junta denominará queso castellano a los quesos leoneses. Ya no se esconden y eliminan "leonés" de los productos dejando solo castellano, mintiendo así a los consumidores y acabando de un plumazo con la identidad leonesa.
La marca "Tierra de sabor" deja claro que solo sirve para extorsionar a los productores leoneses, mientras los castellanos son reticentes a unirse. No es comprensible como las 3 provincias leonesas aportan mas de 52% de los productos, mientras que las 6 castellanas dan el resto.
La Junta sigue abandonando el patrimonio leonés, el último ejemplo es el supuesto "olvido" de la tutela de Castro Ventosa.
La Junta sigue con el plan para romper la unidad de la Región Leonesa queriendo aprobando unas DOT sin sentido, que además apoyan los "exleonesistas" que siguen "representadonos" allí.

La Junta niega la apertura de un gran centro en Zamora porque solo se podrá construir en Valadolid o en ninguna parte.
La Junta niega la sede prometida de las Edades del hombre a Zamora, porque en Valladolid ya tienen preparado el espacio para esa sede.
Las provincias leonesas son las tienen mas habitantes fuera de su tierra y no para la sangria.
Las provincias leonesas siguen perdiendo población año tras año, mientras que Pucela aumenta la suya sin problemas.
Las inversiones en los parques industriales y tecnológicos de las provincias leonesas es irrisorio impidiendo crear nuevas empresas y por tanto puestos de trabajo, mientras que el parque de Boecillo sigue recibiendo las subvenciones multimillonarias de la Junta.

Y ya no hablemos del olvido de los 1100 años del Reino de León, de los miles de euros que se gastan para la "fiesta" de Villalar, de los miles de euros que se gastan para buscar una identidad "castellanoleonesa" inexistente, del agua leonesa que consumen gratuitamente en Castilla, de la promoción del gallego mientras se "olvida" el leonés, etc, etc, etc.....

Ante todo esto y mas ¿que mas hace falta para que los leoneses habrán los ojos, dejen aparte ideologías y prejuicios, se planten en la calle y luchen por el futuro de sus hijos?
Porque esta defensa de lo nuestro no es cosas de UPLs, PREPALes, PAL-ULes u otros movimientos políticos. Esta defensa de de los leoneses que quieran un futuro para su tierra, que quieran que sus hijos puedan trabajar en la tierra que nacieron y puedan ver las maravillas de esta tierra. Es la defensa de los puestos de trabajo, de la economía, de las empresas, de los productos de la región leonesa. Es la defensa de los espacios naturales, de los recursos, del agua, del patrimonio leonés.

¿O es que acaso los leoneses sienten vergüenza de serlo y de demostrar que lo son?
Da pena ver como algunos por un simple partido de fútbol que nada tiene que ver con esta tierra sacan a la luz son capaces de seguir al equipo tal o cual hasta la muerte, pero no se atreven a hacer lo mismo cuando se trata de su propio pasado, presente y futuro.

LEONESES, ya basta de robos, mentiras, expolios y extorsiones. Esto no es una lucha de políticos, esto no es futbol, esto es nuestra vida y nuestro futuro. Hay que salir a la calle sin complejos, orgullosos de ser leoneses, y decir en alto que ya no aguantamos mas.

5 comentarios

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma