La colonización del FMI

El FMI, de la mano de las grandes empresas y bancos disponen, el gobierno acata, calla y espera su recompensa. Todos implicados en casos de corrupción, con presuntos, o quizá no tan presuntos delincuentes, en sus filas, pero al final decidiendo el futuro del pueblo. Porque al conseguido que el pueblo sea sumiso o muera. Y ante la condición humana de resistirse a morir, acaban venciendo quienes esclavizan a unos ciudadanos que sufren, pero no se rinden. 

Y porque no se rinden y se les tiene miedo, se siguen apretando las clavijas a los ciudadanos, no vaya a ser que se revelen. Y ante los visos de que en España puedan haber cambios, toca seguir esclavizando a todos los ciudadanos de a pie, para que cada vez tengan menos posibilidades, no solo de revelerse, sino de vivir dignamente y de reclamar cualquier derecho.

Y esto no es nuevo, durante siglos se han visto casos similares. No solo en las escenas mas negras de la historia, aunque siendo ejemplo evidente de similitud, otras épocas no se alejan mucho. Como en cualquier colonización, el invasor pone sus normas y el invadido las acata so penas de todo tipo, incluso de muerte. Y esto es lo que el FMI y sus socios y compinches, lobbies de cualquier sector económico, están haciendo, colonizar los países más débiles e imponer sus leyes. Todo con la complacencia de gobernantes cobardes y traidores que prefieren no sufrir las consecuencias de las iras del invasor antes que dar de comer a su pueblo.

Pero al final los grandes pueblos han sabido deshacerse de sus invasores, o sino perecer en el intento ¿cual será el destino de esto que llamamos España? Solo el futuro lo dirá, porque promesas siempre se han hecho a la hora de pretender salvar a la ciudadanía, pero los hechos nunca llegan. Y la época de los Mesias ya ha pasado, así que los milagros no sirven.....

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración