UPL vs UPyD, vidas paralelas

En los últimos meses estamos viendo como en dos partidos a la postre totalmente diferentes, sufren sufren situaciones casi idénticas.
¿De verdad son tan diferentes?

La historia de la fundación de los dos partidos es muy distante en el tiempo, pero quizá no tan diferente en su causa.
UPL nació nutriéndose de leonesistas convencidos, pero también de descontentos de otros partidos tan dispares como AP (hoy PP), PSOE, PSP y UCD.
UPyD surgió igualmente del descontento de militantes del PSOE, pero también nutriéndose de miembros llegados de otros partidos no tan lejanos a los mismos que sucedió con la UPL.

Sus escarceos con otros partidos han sido habituales, no solo con pactos puntuales, o más que puntuales en algunas ocasiones, sino también con apoyos explícitos a ciertas medidas.

Aunque UPyD originalmente se definía de izquierdas, por su origen socialista, a terminado girando claramente a la derecha. Caso similar sucede con UPL, cuya ideología leonesista a todas luces necesitaba un partido trasversal, evitando el etiquetado de izquierdas o derechas, el tiempo y sus actuaciones y dirigentes han ido posicionándolo a la derecha.

Tanto UPyD, como UPL, llevan siendo trampolines para saltar hacia otros partidos mayores. Sobre todo hacia el PP.

La más polémica, pero evidente, es la actuación de sus dirigentes.
Sea como sea, antiguos militantes de UPyD definen a Rosa Diez como una líder de carácter déspota, que no admite más palabra que la suya, y al que no le guste le abre la puerta para que se vaya.
En UPL hemos visto como el actual dirigente, Eduardo Sendino, está sufriendo el mismo síntoma, siendo acusado igualmente de posición cuasi dictatorial, que no admite réplica.

Y tanto en UPyD y en UPL, en los últimos días se han lanzados órdagos por parte de varios militantes, exigiendo la dimisión de sus cúpulas y creación de unas gestoras que reconduzcan los partidos hacia las vías originales.

Pero como esas gestoras no llegan, los dos partidos han visto la sangrante realidad de los abandonos y dimisiones de decenas o centenas de militantes, que están dejando a los dos partidos en un pingajo sin futuro, ni credibilidad. Dando la sensación de que sus dirigentes solo buscan calentar un sillón, sin escuchar ni la calle, ni a sus propios militantes, hoy muchos de ellos ex-militantes.

¿Que interés hay más allá de calentar esos sillones sabiendo que con estas actuaciones están destruyendo el partido?
Por supuesto, estas situaciones no son cosa solo de Rosa Diez o Eduardo Sendino, sino de un grupo de fieles que les siguen a donde sea.
¿Que se les ha ofrecido a esos fieles que siguen apoyando incondicionalmente a sus líderes aunque con ello sus partidos acaben en la nada?

Las últimas noticias anuncian que UPyD ha reaccionado convocando unas elecciones primarias que pueden cambiar su cúpula.
Desde el leonesismo social, varias voces llevan reclamando un proceso similar en UPL, pero abierto a todo el leonesismo, dado que la militancia de UPL no da para más al llegar a unos mínimos muy preocupantes. Pero parece que se siguen haciendo oídos sordos ¿Acaso espera, como UPyD, a ver cuantos votos pierde, que van a ser muchos a pesar de la supuesta euforia que muestra su cúpula?

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma