Cierran las puertas a León

Entre 7000, según la Policía y 20000 según los convocantes, fueron los leoneses de todo tipo y color ideológico que exigieron recientemente que la ciudad de León no pierda un tren que a sido bloqueado a la espera de unas prometidas, y ahora negadas, inversiones del Ministerio de Fomento.

Al día siguiente, desde el Ministerio de Fomento, riéndose de todos los leoneses, ignora esta manifestación y ningunea, como ya es habitual, a una ciudadanía leonesa que sigue sin ser vista fuera de las fronteras leonesas.


Poco después, desde el diario digital ileón.com, con el titular La Junta aprueba 'de tapadillo' un plan para condenar a León como nudo logístico del noroeste, dan a conocer el Acuerdo Marco de Competitividad 2014-2020 elaborado y pactado por partidos politicos, sindicatos y empresarios. Un acuerdo del que hace tiempo algunos ya llevaban avisando hace meses, incluso años, y otros llamaban locos a quienes vaticinaban tal desastre, pero que ahora toma forma definitiva.

Si a esto le sumamos que las infraestructuras de comunicación con Galicia rodean y evitan lo máximo posible el paso por la provincia de León, llegando a rozar la frontera portuguesa para no pisar ni un milímetro la provincia leonesa, añadimos el constate ataque al aeropuerto de León, tenemos la cuadratura del circulo cerrada, aislamiento total y abandono definitivo. Cero inversiones en infraestructuras

¿Y ahora que? ¿Que tienen que decir todos aquellos que siguen bailando el agua a los que deciden desde Madrid o Valladolid el futuro (o mejor dicho, el no futuro) de la provincia de León?

Con la boca pequeña algunos piden dimisiones ¿que dimisiones pueden pedir quienes son sucursales en León de quienes han planificado este abandono? Recuerdo, partidos políticos, sindicatos y empresarios deciden aislar esta provincia, no son unas siglas aisladas, son todos a la vez.

Los grandes responsables, PP, PSOE, CCOO, UGT y patronal, junto a otros de menor entidad, pero con la misma complicidad, han pacto este abandono y aislamiento. Las sucursales en León de estos responsables deberían de tomar nota y hacer frente, pero como suele ser habitual, o echarán balones fuera culpando a otros, o seguirán callados y acatando lo que les ordenen por miedo a perder el puestín.

¿Seguimos sumando traidores? Si nadie actúa en consecuencia,la respuesta es SI, sin ninguna duda. En otras épocas estos traidores eran castigados con dureza, lo incompresible es que hoy en día se les premie con sillones y despachos desde donde mirar impasibles como se hunde la tierra que les vio nacer.

 Lo fácil sería la demagogia y las acusaciones fáciles y populistas para desahogar nuestras frustaciones, pero con eso solo contribuiríamos al continuismo y la falta de soluciones.

Lo obligado es exigir unidad de acción, lejos de las siglas, por nuestra tierra, rompiendo si es necesario con los mismos colores allende nuestras fronteras, plantando cara como leoneses a quienes a pesar de la coincidencia en siglas, se han convertido en enemigos declarados de esta provincia.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma