Wert - Fundación Villalar, una doble vara de medir

Al oír al Ministro Wert que hay que "españolizar" a los alumnos catalanes, muchos saltaron escandalizados ante tamaña barbaridad, más propia de épocas pasadas que del siglo XXI. Incluso se ha llegado a pedir la dimisión del ministro por tales declaraciones.
Algo normal, cuando se supone que España es un estado plurinacional y pluricultural que debiera haber supera una época en la que la cultura y la identidad eran prisioneras de un estado dictatorial.

Pero estos que tanto se escandalizan por las declaraciones del ministro, llevan callando varias décadas ante la existencia de una Fundación cuyo objetivo es "acrecentar el sentimiento de pertenencia de los castellanos y leoneses a una Comunidad Autónoma con identidad propia", mediante unos métodos igualmente propios de regímenes anteriores y que en nada se diferencia de las pretensiones del ministro.

Con un plan, que no es más que la continuidad de los anteriores, la Fundación Villalar, pretende llevar a las escuelas leonesas y castellanas, un sistema adoctrinador que nada se diferencia a lo que las palabras del ministro Wert dijo en el congreso.

Pero claro, en el actual gobierno solo está un partido, mientras que en la Fundación Villalar lo integran hasta tres partidos, entre ellos algunos que reprueban las palabras del ministro Wert.

Mientras Wert solo ha dicho lo que piensa, la Fundación Villalar lleva intentando adoctrinar a los leoneses principalmente, y a los castellanos en menor medida, varias décadas. Es decir, palabras de uno, hechos de otros ¿Acaso las palabras son más peligrosas que los hechos?

¿Dónde llevan escondidos esos que ahora se rasgan las vestiduras ante las palabras del ministro? Quizá sea que el desprecio por la Región leonesa les impide ver con el mismo cristal las mismas situaciones.

Mas de un millon de euros al año de dinero público para una Fundación que se supone privada, y se dedica a pretender adoctrinar y manipular no pasa desapercibida para nadie. Algunos deberían de dar expolicaciones ante esta escandalosa situación que sigue queriendo aplicar un sistema precosntitucional.

Para algunos quizá hayamos entrado en el siglo XXI y no caben ciertas formas, lo grave es que esas formas si sean válidas según el caso o según quienes sean los afectados. Ya va siendo hora que cada uno ocupe su sitio, y los electoralismos, populismos y demás mandangas sean sacadas a la luz para demostrar la hipocresia de las dobles varas de medir.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma