Libertad acallada.

El que posiblemente es el único medio más o menos libre que quedaba en el mundo, ve peligrar su independencia.
En España, la llamada Ley Sinde, que no se llegó a aplicar con el anterior gobierno, puede ser ahora una realidad con la actual corporación, ya sea por las presiones de las empresas distribuidoras, o por las que dicen los rumores del gobierno de EEUU.

Un gobierno de EEUU que prepara su propias leyes, denominadas S.O.P.A. y P.I.P.A. Leyes que supuestamente pretenden defender la propiedad intelectual, pero que en realidad atentan contra la independencia y libertad de la red de redes. Aunque no es nuevo, si que sigue llamando la atención a algunos que el supuesto país de las libertades que tanto critica la censura en otros lugares como China o Cuba, llegue a aplicar normas mucho más restrictivas con el único objetivo de controlar la red de redes.
Ante todo esto nos sorprende el cierre de la página de descargas Megaupload. Un cierre que se escuda en que dicha página sirve para transportar contenidos ilegales ¿Porque no se persigue a los que suben dichos contenidos en vez de acusar al transportista del pecado de otros? La razón es bastante obvia, el transportista se ha convertido en una herramienta demasiado potente como para poder ser controlada minuciosamente, por lo que es mejor cortar por lo sano, aunque sea injustamente, y así evitarse el tener que seguir uno a uno a los que copian ilegalmente el contenido original.

¿A alguien le sueno el término guerra preventiva? ¿A alguien le suena eso de bombardear países para evitar otros males, aunque solo sea por rumores o intereses privados? Pues esto es similar, se ataca la red de distribución, sin importar los daños colaterales, y así se ataja de raiz el problema. Da igual los millones de contenidos 100% legales.

¿A quien han de reclamar los clientes que han pagado por ese servicio? Igual que el otras guerras, nadie se hace responsable, incluso se exigen compensaciones a cambio de "limpiar" el planeta.
¿Limpiar de que? Sencillo, limpiar de sitios que no pueden controlar. La información se ha convertido en un valor tan codiciado, que necesitan poder fiscalizar hasta el último bit para que no se escape ningún dato indeseado.

Después de controlar los medios tradicionales, necesitan hacerse con las nuevas tecnologías de comunicación. El caso Megaupload no es más que la punta del iceberg, una simple anécdota. Pronto veremos más barbaridades con el único objetivo de saber que hacemos, con el único objetivo de acabar con la privacidad, para que la información personal de cada ciudadano pueda ser tratada y procesada para sacarle el mejor partido por parte de gobiernos y grandes empresas.

Ya se sabe, sin información el pueblo es más fácil de controlar. Y si el pueblo consigue acceder a la información, lo mejor es que esa información pueda ser controlada para que el pueblo no sepa más de la cuenta.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración