El lujo de vivir contra el juego de negociar

Con el sueldo mínimo entre los más bajos de Europa, con las empresas que más facturan a nivel mundial, con tasas de corrupción escandalosas, con niveles de fraude fiscal sin visos de ser sancionados ni corregidos, con todo esto y más, se siguen buscando medidas que se dedican a castigar a los ciudadanos a base de subidas desmesuradas de impuestos, recortes en los servicios públicos, despidos a coste de risa para las empresas, y ahora un posible pacto que rebajará el sueldo a la mayoría de los trabajadores.

Porque subir el sueldo solo un 0.5% mientras los precios y ganancias de las empresas no tienen limite, solo significa rebaja de sueldos. Una rebaja que de media puede llegar al 1.5% cuando el IPC supere el 2%. Rebaja que hay que unir a las subidas de impuestos y nuevas tasas, con lo que ese 1.5% puede llegar al 2, 3 o más de rebaja en las nóminas de los que no pueden defraudar, mientras los que mueven sus dineros en paraísos fiscales se parten de risa por el pelotazo conseguido en España.
¿Así que como se pretende relanzar la economía? No soy ningún experto economista, pero no hace falta serlo para saber que la única forma de que la economía salga adelante es fomentando el consumo. Y con ciudadanos cada vez más arruinados, que no llegan a fin de mes en muchos casos, que son desahuciados, que no tienen esperanza de un trabajo estable, solo se consiguen maquillar unas cuentas para que la UE, el FMI, los especuladores o las agencias de calificación hagan sus números, mientras la economía española en vez de números lo que va a hacer son equilibrios en la cuerda floja.
Pero para algunos lo único que les importa es su imagen internacional, su maquillaje para no salir mal en las fotos, aunque eso signifique seguir ahogando a los ciudadanos.
No se puede seguir negociando con el futuro de los ciudadanos, no se puede seguir negociando para salvar una imagen falsa de la economía ¿Porque nadie se atreve a sacar el dinero negro y sancionar a los que lo mueven? Quizá sea porque si se saca la mierda, muchos de los que ahora están "negociando" ese futuro acabarían más enterrados en ella que cualquier otro.
Nos engañan día a día con números y datos falsos que no reflejan la realidad económica. Porque la prima de riesgo, las subastas de deuda, las subidas o bajadas de la bolsa, no son los datos económicos de España. Los datos son el IPC real (no el maquillado para cuadrar los números), son el precio de la bolsa de la compra, el precio de la gasolina (que nunca baja al mismo nivel que sube), los millones de parados, pero también los millones de trabajadores con contratos irregulares o sin contrato que son explotados y no cotizan ante la amenaza de los empresarios. Estos solo los números de la economía real, y son los números que ningún responsable quiere sacar a la luz ni quiere solucionar. Nos siguen mintiendo, engañando con eso de la macroeconomía, mientras se olvidan de la verdadera economía.
Y nadie es juzgado ni condenado por estafar a los ciudadanos. Pero si un ciudadano no paga un billete de metro, no puede pagar la mensualidad de la hipoteca, no puede ni comprar comida para sus hijos y se ve obligado a buscarse la vida de otra forma, enseguida es condenado.
¿A que mundo nos están llevando en el que comer se convierte en un lujo mientras que negociar sobre el futuro de los demás ha llegado a ser un juego?
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma