¿Donde están?

Los recortes más severos, el atentado contra el estado del bienestar más grave, y con una reforma laboral que seguirá las directrices de una patronal insensible, se ciernen sobre una sociedad española que vio como movimientos sociales salían a la calle para protestar el año pasado por medidas más livianas que las que este 2012 se preparan.
¿Donde están estos movimientos actualmente?
Nunca en la corta "democracia" española se habían planteado medidas tan impopulares, que tanto marcan la desigualdad entre los ciudadanos. Nunca se había mentida tan descaradamente a la sociedad con el único afán de conseguir el poder. Nunca se había planteado recortar tanto el sectores de primera necesidad, como sanidad o educación, privado con el único objetivo de dar las poder al sector privado.

Nunca una negociación entre patronal y sindicatos ha sido más ridícula, cuando está claro que la patronal no quiere negociar porque sabe que el gobierno actual le va a dar todo lo que pidan. Unas peticiones que se basan en más despidos y menos sueldo. Porque abaratar el despido NUNCA significa más contratos, solo significa despidos masivos para realizar contratos basura con sueldos insuficientes. Sueldos que se exigen a la baja, mientras las grandes empresas españolas son las que más beneficios a nivel mundial consiguen.
A eso se le suman los precios que siguen subiendo sin causa justificada. Porque las materias primas son vendidas a precios menores que hace 10 años, mientras el precio final no ha dejado de crecer.

En el momento en el que el ciudadano medio ha dejado de importar totalmente, en el momento en el que la política ha dejado paso libre a la economía especuladora ¿donde están?

Los bancos siguen campando a sus anchas, las grandes empresas ven el camino despejado para poder explotar a su gusto a los trabajadores, la economistas se abren paso para poder seguir manipulando los datos económicos irreales que atienden a la especulación en vez de a la producción. Todos está cada vez peor, pero... ¿donde están?

Tristemente la moda ha quedado atrás, las intoxicaciones han pasado factura, el esfuerzo no se ha visto recompensado. Ilusiones perdidas, cansancio... quien sabe, el caso es que en vez de ir a mejor, se va a mucho peor y nadie sabe donde están.

Al final tienen que volver aquellos que fueron despreciados en su momento. Al final tienen que volver los que, quizá con menos éxito del deseado, nunca dejaron de denunciar los abusos, pero que nunca se rindieron a pesar de los fracasos.

En definitiva, todo sigue igual, o peor; preguntado ¿donde están, ahora que el ataque de los mercados dispara directamente y a bocajarro a los ciudadanos?

Y peor irá, nadie lo duda, excepto los que se aprovechan de la miseria del prójimo ¿seguiremos preguntando: donde están?
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma