Leonesismo y política

Otra vez elecciones y los leonesistas sin opciones serias, esa es la conclusión que cualquier leonés saca del panorama político que tenemos.

La precampaña leonesista nadie la ha visto, y la campaña leonesista parece ser que ni se ha preparado ni tienen visos de buscar ni siquiera a los suyos.
Algunos dirán que es por falta de dinero, puedo decir, por experiencia propia, que no es el dinero lo necesario, sino el trabajo continuo.
Otros dirán que es porque el leonesismo está muerto, pero eso es totalmente falso, y lo demuestra que aún existen miles de leoneses, de las tres provincias, que rechazan el actual estado autonómico, que claman por una autonomía leonesa y que siguen sintiéndose leoneses y no engendros extraños.
Con esas dos premisas algunos se siguen preguntando ¿que es lo que pasa?

Por una parte están los partidos "leonesistas" (vamos a dejarlo entre comillas porque no se si merecen ese calificativo) que pretenden actuar como los grandes partidos nacionales. Es decir, en vez de proclamar su ideario, se dedican a medir sus posibilidades ante las urnas, en vez de afianzar a sus adeptos. Es decir, pretenden arañar votos a costa de traicionar a su línea ideológica y por tanto a sus "fieles" que al final dejarán de serlo. Y esta forma de actual lo pueden hacer los grandes partidos que además de mover millones de euros, de tener poder para realizar los cambios necesarios en cuestión de días, si que tienen unos "fieles" que les da igual cual sea la línea de partido.
Pero los partidos "leonesistas", además de no tener ese poder de cambio, siguen siendo partidos que no pueden permitirse el lujo de cambiar cada dos por tres de linea programática. Son partidos que necesitan afianzar sus ideales, que necesitan trasmitirlos a ciudadano, aunque para ello necesite un periodo de transición y de perdida de votos.

Por otra parte están los que aparecen y desaparecen cada campaña. Que no tienen una estabilidad y programa a largo plazo, sino que solo se les ve cuando piden el voto pero luego se esconcen hasta la siguiente. Que aunque algunos hayan intentado mantener esa intensidad, el aparato del partido no se lo permita y obligue a esos parones que no sirven para nada.

De todo esto tampoco se salvan los dirigentes de dichos partidos. Quizá sea duro decirlo así pero da la sensación que solo buscan su protagonismo y que imponen sus ideas como si el partido fueran ellos y no los militantes que los componen. Se olvidan que un partido no solo una cabeza visible que ordena y manda, sino que es un grupo en el que hay discrepancias, en el que se debate y en el que se llegan a acuerdos.

Visto este panorama los hay que dan muchas soluciones.
La mas aclamada desde hace tiempo es la fusión de todos los partidos leonesistas en uno solo. Difícil situación dada la historia de amores y desamores entre unos y otros.
Otros hablan de quitar de en medio a las actuales formaciones y crear una nueva. Pero ¿quienes integrarían esa nueva formación? Fuera de los actuales partidos muy pocos se comprometerían a esa nueva formación, por lo que al final se nutriría de los mismos que ahora hay.
Puede que ni lo uno ni lo otro sea la solución, o mas bien lo sean las dos juntas. Si todos los partidos leonesistas, sin necesidad de perder sus siglas, se ponen en manos de sus militantes, se presentan juntos ante la sociedad leonesa como una coalición, y permiten que tanto militantes como simpatizantes den la confianza a uno u otro programa y dirigente, seria la muestra palpable de que el leonesismo político vuelve a ser parte de la vida leonesa. (Para los que esto les suene raro, no es nada nuevo, sino que se trata de un proceso de primarias que hace poco se aplicó en Francia en la que todos los ciudadanos sin excepción ni discriminación, pudieron dar su opinión)
Esta última opción, quizá sea muy arriesgada, sobre todo para los actuales dirigentes que podrían encontrar rivales que sean mas del agrado de la sociedad leonesa, pero sobre todo seria valiente, pero... ¿alguien se atreve a tirarse al ruedo? o prefieren seguir en caída libre.

Quizá el varapalo que reciban en estas elecciones sea el castigo necesario para que empiece la renovación. Aunque ya se sabe, el poder engancha y nunca se sabe por donde van a salir los que ahora calientan cómodos sillones.

En fin... ya lo veremos, si prefieren seguir acomodados y caer definitivamente o se atreven a aplicar fórmulas nuevas que les vuelvan a meter en el panorama político leonesista.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración