Campaña o paripé

Otra vez la campaña electoral... es lo que muchos ciudadanos repiten dejando mostrar su hartazgo ante este paripé que hacen los partidos políticos que pretenden convencernos de lo buenos que son.
Eso sin contar que ya nadie entiende eso del inicio de eso que llaman campaña electoral cuando llevamos meses aguantando los mismos discursos que nos van a repetir hasta la saciedad durante estos días.

Unos días en los que se realizarán todo tipo de gastos desorbitados, que por mucho que nos digan que será austera, la campaña se llevará por delante millones de euros inútiles.

Para los pequeños partidos, aquellos que han podido presentar los avales que la ley, dudosamente constitucional, aprobada por los grandes les obligan, la campaña electoral si que puede ser importante, ya que es la única época en la que pueden, dado su limitado presupuesto, dar a conocer sus programas y sus ideas. Pero para los grandes, los que casi se puede decir que ya tienen el pescado vendido, no es más que una excusa para justificar unos gastos que ni sirven para convencer, ni mucho menos para movilizar a esos que llaman indecisos.

Los grandes ya lo han dicho todo en la llamada precampaña, por lo que es totalmente innecesario seguir derrochando un dinero, que por mucho que nos intenten convencer de lo contrario, sale del bolsillo de los ciudadanos. Una diferenciación que nadie entiende, precampaña y campaña al final no es más que el mismo paripé de los grandes partidos políticos. Precampaña y campaña solo se distinguen en unos pequeños detalles a los que los partidos les dan mucho importancia, como pedir el voto explícito o similares, pero que los ciudadanos no diferencian, porque al final no son más que tecnicismos sin transcendencia que nunca van a cambiar el resultado final.

Entonces ¿para que sirve la campaña electoral si ya se ha dicho todo en precampaña? es más ¿para que sirve la precampaña si la legislatura está poniendo a cada uno en su sitio? La respuesta es sencilla, no sirven para nada.
Bueno, quizá si puedan servir, pero solo para que los pequeñas o desconocidas formaciones se muestren ante la sociedad. Pero por desgracia todo está orquestado para que esas pequeñas o desconocidas formaciones no tengan casi espacio para mostrarse, dado que los grandes partidos ya han previsto que sean ellos los que tengan prioridad en cualquier caso frente al resto. Es decir, volvemos a lo mismo, no sirve para nada mientras no exista un reparto por igual tal y como la democracia exige (aunque ya se sabe, eso de la democracia en España es más que discutible)

Además de todo eso, la mayoría de los votos están más que decididos, con lo que los discursos repetitivos son inútiles. Pero parece que toda esa gente que se dedica a programar esas campañas son tan prescindibles como las mismas. En vez de intentar buscar esos votos necesarios, siguen con su arenga a los llamados "fieles" sin ofrecer nada nuevo a los llamados "indecisos" o las posibles "abstenciones". Una razón más para eliminar estas costosas campañas.

A pesar de todo, seguirán intentando convencernos que la campaña es importante, seguirán intentando engañarnos con cifras sobre lo que gastan o no esta campaña, seguirán manipulando las cifras de los asistentes a mitines como si eso les diese más fuerza, seguirán haciendo el paripé para luego justificar los millones de euros gastados.

En fin, otra vez la campaña electoral... que pesadez.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma