A vueltas con la recapitalización de la banca

De nuevo se vuelve a hablar de recapitalizar varias entidades bancarias para evitar un mal mayor. Es decir, dar nuestro dinero a los bancos para evitar sus quiebras.
Un dinero que no volverá a manos públicas, como ya se ha visto con los anteriores "rescates" a la banca. Un dinero que sale de las medidas anticrisis que se aplica al sector público, que ve recortado todas las prestaciones que los ciudadanos pagan con sus impuestos.

Europa exige recortes en el sector público con la amenaza de cortar el grifo al que no lo haga, sin embargo no pone cortapisas a la hora de soltar millones de euros para que los bancos sigan con su negocio.
Los ciudadanos han de sufrir y apretarse el cinturón por tantos recortes, mientras los bancos se frotan las manos esperando que llenen sus arcas. Pero lejos de beneficiar tal recapitalización a los usuarios, los bancos siguen gravando con más comisiones cualquier operación ¿Como explica Europa a los griegos, italianos o españoles entre otros, que se va a dejar más dinero a los bancos, pero para ello necesita que se sigan recortando sueldos, puestos de trabajo y servicios públicos? ¿Como se explica que bancos que tienen millones de euros de beneficios necesiten más dinero,  sin embargo se le niegue una simple ayuda al ciudadano que necesita simplemente para poder vivir dignamente?

Desde España llega la idea que para salvar las entidades se use un fondo financiero para costear las perdidas sin repercusión para los clientes. En principio la idea es buena, pero los ciudadanos ya no nos chupamos el dedo y sabemos que todo esto no se paga con el dinero que manejan los bancos y cajas, al final a base de más comisiones, de más exigencias u otros sistemas, será el ciudadano de a pié el que pague el pato.

Esos bancos que engañaron a millones de ciudadanos, siguen pretendiendo ser las victimas de sus mentiras. Esos bancos que después de recibir ayudas de los gobiernos, sin pretensión de devolución, siguen sin abrir el grifo de los créditos y con ello arruinando a miles de familias. Esos bancos que lloran con lágrimas de la sangre de los miles de desahuciados por sus engaños, son los que siguen ahogando las economías de los países, y gracias a ello se atreven a extorsionarlos sin que nadie les pare los pies, quizá porque los gobernantes están también en el ajo.
El problema es que el ciudadano no sabe que hacer para evitar esa complicidad, ya que no diferencia colores. Derecha e izquierda está manchada con la ponzoña del juego bancario, los grandes partidos europeos, que en otros asuntos no se ponen de acuerdo ni para comer, cuando se habla de la banca van todos de la mano, y España no es ninguna excepción. Pero se nos quiere vender como que pretenden salvar la economía y con ello los países ¡MENTIRA! Cuando miles de ciudadanos ya no tienen ni para comer, ni para pagar un techo, ni siquiera para abrigarse de mala manera de las inclemencias del tiempo, no se está ayudando a ningún país. Porque un país no lo hacen bancos o empresas, sino los ciudadanos, y cuando los ciudadanos sufren, todo el país debiera de sufrir, pero parece que algunos siguen ciegos y solo miran hacia arriba cuando es abajo donde están los verdaderos necesitados.

Por desgracia, esos necesitados son los que engañados volverán a confiar en los que les están vendiendo a los bancos, porque las buenas palabras, los grandes discursos, aunque llenos de mentiras, nos siguen pareciendo la gran esperanza para cambiar las tornas ¡MÁS MENTIRAS!
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración