Indignados desde hace tres décadas.

Sin quitar importancia al movimiento 15M y los que han surgido a su luz o junto a ellos, no hay que olvidar que existen otros indignados que llevan luchando por sus ideales desde hace mucho tiempo atrás y aún siguen hoy en día con su causa.

Los indignados del 15M nacen a la luz de una crisis que deja al descubierto los fallos del sistema "democrático" actual y que pretenden denunciar y corregir, para que el pueblo no sea manipulado, sino respetado y tenido en cuenta.
Pero hace tres décadas nació un movimiento que simplemente quería defender su identidad, historia y cultura, es decir, simplemente quería que se les respetase y tuviese en cuenta como pueblo. Movimiento que ha llegado hasta hoy en día, con sus altibajos, con sus errores, con sus héroes y sus villanos, pero siempre vivo.
Ese movimiento se denominó leonesismo, por su amor a una región histórica donde las haya, que a base de traiciones fue menoscabada y ninguneada. Un movimiento que salió a la calle a denunciar tales desprecios, unos indignados que siguen denunciando cada injusticia, cada abandono de esta región que fue germen de un imperio.
Indignados que, al igual que los actuales, son insultados y los poderes se empeñan en arrimarse a ellos cuando les interesa, pero los deja tirados una vez pasan las épocas en las que los necesitan para sacar sus votos.
Indignados que no han acampado, pero si se han manifestado, que también han estado frente al Congreso y han sido expulsados.
Indignados que a lo largo de los años siguen en pié, convencidos de que el pueblo no puede ser librado de una memoria y de una identidad que lo define.
Indignados que sufren también la manipulación de los medios.
Indignados, al fin y al cabo, con un sistema que pretende quitarles lo mas sagrado de un pueblo, su pertenencia a él.

No quito mérito a los 15M, Democracia Real Ya y demás movimientos surgidos últimamente, pero nunca hay que olvidar que los indignados no son de ahora, que hay muchos que llevan años en la lucha contra las injusticias y que muchas de las reclamaciones actuales ya lo eran hace décadas.

Villanos han llevado al leonesismo y sus indignados a ser ignorado por muchos, villanos que surgen en todos los movimientos y que buscan aprovecharse de ellos. Pero también hubo y hay héroes que siguen manteniendo el movimiento vivo, héroes que no necesariamente han de ser grandes figuras, sino que generalmente son anónimos que trabajan día a día para mantener viva la llama de la justa causa.
Tres décadas de lucha leonesista activa, tres décadas de indignación han dado pocos frutos, pero a pesar de todo nadie les ha conseguido vencer y siguen adelante.

¿Volverá el leonesismo, ese movimiento de indignados ya veterano, a tener el protagonismo que tienen los modernos 15M o DRY?
¿15M o DRY llegarán a perdurar como indignados tantos años como el leonesismo?

El tiempo sigue su marcha, los poderes siguen construyendo su fortaleza para protegerse del pueblo, y el pueblo sigue acorralando las fortalezas que tarde o temprano deberían de caer. Solo falta saber cuando, pero está claro que la perseverancia del pueblo no es tan fácil de destruir...
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma