El protocolo electoralista

Según indica el calendario, la campaña electoral comienza legalmente el día 6 de mayo. A pesar de ello, y siguiendo ya un protocolo marcado desde hace demasiados años, los partidos políticos que mas se juegan o que su ambición no tiene límites han comenzado dicha campaña hace tiempo. Es lo que han bautizado como precampaña.

Un tiempo que quizá marque también dicha ambición o posición dentro del mapa electoral, puesto que cuanto mas se juega un político antes comienza esa campaña.

No hay que ser muy avispado para ver como PP y PSOE llevan de campaña varios meses, los medios se han empeñado en recordarselo a todos los españoles continuamente propagando el virus del bipartidismo (un servidor espera que pronto se encuentre una cura para este mal)

Si nos trasladamos a nuestra tierra leonesa, en concreto a la provincia de León (uno no sigue muy de cerca la campaña en las otras dos provincias leonesas) vemos como los medios ya han tomado posiciones y los grandes partidos también.

En teoría la Campaña electoral, según informa el portal electoral,  debería de ser “el conjunto de actividades que llevan a cabo los candidatos, partidos, federaciones y agrupaciones que se presentan a las elecciones para dar a conocer su programa, con la finalidad de conseguir el mayor número posible de votos”. Y por tanto la precampaña también debería de seguir esa línea. Pero el protocolo electoralista al que nos han mal acostumbrado últimamente se sale de ese guión. Los partidos en su campaña, o precampaña, eso del programa es algo que lo dejan arrinconado y le dan muy poca importancia, el nuevo protocolo les invita a desacreditar al contrario.

Ese nuevo protocolo de descrédito llega a niveles asqueantes. Faltas de respeto, mentiras, manipulaciones, intrusión en vida privada, amenazas y un largo etcétera de adjetivos que cada uno mete en mayor o menor medida en la vida cotidiana de buena parte de las campañas electorales.
Y es que el pastel es tan jugoso que nadie se salva de dicho protocolo. PP y PSOE son expertos en ello, pero tampoco se salva UPyD, IU, UPL o PAL-UL, son los que mas se juegan y, como dije antes, son los que con mas ahinco llevan a cabo este nuevo protocolo electoralista. Otros mas pequeños, no tienen la oportunidad de aprovecharse de los medios es difícil saber si siguen ese protocolo, que los habrá. Aunque quizá, debido a su condición de menor la estrategia deba de ser distinta. Y no es que quiera acusar con el dedo, pero las muestras son múltiples y visibles.
Y lo son tanto porque los medios, ávidos de sensacionalismo, los airean como si de un triunfo se tratase ¿Un triunfo? Todo el mundo conoce la famosa “telebasura”, quizá ese término haya que extenderlo también a otros medios que buscan mas el espectáculo que la información. Buscan trofeos en los que el descrédito y la descalificación son el puesto mas alto del podio, dejando para los puestos de consolación alguna que otra noticia de mas calado pero con menos sensacionalismo. Siempre hay algún medio que no sigue esta línea, pero son tan pocos que raras veces se les encuentra.

Por supuesto no disfruto con este espectáculo que nos ofrecen partidos y medios, y creo que cualquier ciudadano con un poco de cabeza tampoco debería de hacerlo. Aquellos que nos han de dirigir, que han de marcar nuestro futuro, que han de sostener el peso de la responsabilidad no pueden ser parte de un circo de mal gusto y falto de ideas mas allá del dedo acusador.

¿Tan alienados estamos los ciudadanos que no somos capaces de exigir programas u propuestas serias en vez de descréditos al contrario?
Y eso sin hablar de que toda esa campaña de descrédito, todo ese protocolo electoralista que se alarga excesivamente, sin que haya ningún programa ni ninguna senda seria,  corre a cuenta de los contribuyentes. Porque esas precampañas interminables no salen gratis y mucho menos del bolsillo de los políticos.

Con un programa concreto ¿no seria suficiente con los 15 días de campaña que marca la ley? Solo hay que explicar las cosas, dejando a parte descalificaciones y descréditos, y a otra cosa.

Ahora que quizá un servidor esté equivocado y eso del programa no sea los que un partido político ha de llevar bajo el brazo. Quizá lo que llevan es la saca de los votos y es lo que buscan con toda esa precampaña sin necesidad de ninguna idea, proyecto o programa. Espero que no sea así

Iluso de mí, aún creo que la política es algo serio y al servicio del pueblo, y aunque los ejemplos son pocos, creo que tiene remedio y merece salvarse de los protocolos que la encorsetan y la degradan.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma

Los signos de interrogación y admiración