Unidad necesaria, unidad distante

Cada año que pasa el País Leonés ve como su población, economía, cultura e identidad se van desvaneciendo.
A principios de los 80 la mayor parte de los leoneses tenían claro que la falta de autonomía nos llevaría a la actual situación. La gran manifestación del 84 fue una muestra de tal descontento y el rechazo a la manipulación a la que se avocaba el País Leonés.

Pasan los años y la mente sigue el ronroneo de esa lucha que fue intensa y que aún está presente en todos los rincones.

El tiempo sigue corriendo, y aquellos miedos que se vislumbraban allá por los 80 se están haciendo realidad. Miles de leoneses los denuncian, escriben cientos de artículos contra una Junta que manipula la realidad leonesa, algunos salen a la calle para protestar por tal o cual causa que atentan contra la identidad o cultura leonesa, se mueven en la red de redes proclamando la grandeza del País Leonés y sacando a la luz lo que los medios tradicionales tapan y un largo etcétera que aún mantiene vivo aquel espíritu que se manifestó en 1984.

Pero algo ha cambiado. Mientras a principios de los 80 todos los leoneses eran una sola voz unida contra tal injusticia, hoy en día cada uno va por su lado.
Los políticos, o mas bien los partidos y su estructura, por desgracia, han dejado de defender ideales para dedicarse solo a buscar votos. Es decir, ya no se atreven a salir a la calle para manifestarse junto a los ciudadanos, prefieren estar en sus despachos no vaya a ser que les saquen en una foto que no esperan.

Pero lo mas grave es la situación de los auténticos luchadores, los ciudadanos, mas o menos anónimos, que no se esconden y siguen reivindicando sin miedo a salir en fotos. Unos ciudadanos que creen en esa causa pero no se ponen de acuerdo entre ellos.
Hoy en día el "divide y vencerás" es la mejor arma del estado para salirse con la suya y quitar de enmedio a los que molestan en el proceso de manipulación a la que nos tienen acostumbrado.
Y los leoneses, en vez de llegar a esa unidad necesaria para luchar contra el destino al que nos lleva la actual administración, nos distanciamos mas y nos empeñamos en llevar cada uno nuestra parcelina sin permitir que nadie entre en ella.
Pero esas parcelas se están quedando vacias, porque el País Leonés sigue destruyéndose año a año, mes a mes, día a día. Y cuando estén vacías ¿que nos va a quedar? Cuando no haya nadie para luchar por una u otra parcela ¿quien se va a hacer cargo de ella?
¿No sería mas fácil que todas las parcelas se uniesen, sellasen la paz y se enfrentasen juntas al enemigo común?
¿Que hace falta para que las diferencias pasadas se dejen a un lado y nos unamos todos para poder rememorar ese espíritu de los 80?
Si cada uno va por su lado, el que tropieza con una piedra no tiene nadie que le levante. Si todos vamos juntos, aquel que tropieza tiene siempre alguien al lado que le ayudará a seguir caminando.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma