Un circo de marionetas sin gracia, un estado sin democracia.

Una España, que aletargada, se entretiene con OTs y GHs o con programas del corazón que llenan de basura las televisiones, no puede dejar pasar el mayor entretenimiento del momento, el circo de la política española.


El primer número de circo lo protagoniza el PSOE haciendo el juego a los mercados y olvidandonse de los ciudadanos que solo quieren trabajar. Mientras prima a los bancos y grandes multinacionales con millones de euros, se dedica a reducir sueldos de funcionarios. Mientras admite las ordenes que vienen del extranjero, ignora las peticiones de los ciudadanos que les han votado. Mientras grandes empresarios y políticos se jubilan con insultantes cantidades de dinero que llevarse a los bolsillos, el futuro de las pensiones es cuestionado, recortando lo que los ciudadanos recibirán en un futuro.

El siguiente número circense, como no podía ser menos, es llevado a cargo por el PP. Un PP que aplaude por lo bajini la actuación de su rival a las ordenes de los mercados, pero que aplaude mas que España se hunda en la miseria porque significa que su rival pierde y ellos gana. Aplaude que cada vez haya mas paro o que se cierren mas negocios. Da igual que los ciudadanos pierdan mientras ellos puedan ganar votos. Dicen que tienen la solución para salir de la actual situación, pero nadie ha oído ni una sola propuesta.

Mientras el circo continua con su espectáculo, los españolitos ríen las gracias de unos u otros, como si de los payasos de los circos mas famosos fuese, pero ¡Maldita la gracia que tiene!
Llegan noticias de disturbios en Francia, Grecia, Gran Bretaña, Túnez, Egipto, etc... pero el espectáculo tiene que seguir y van dando golosinas a los ciudadanos para que no se muevan.
Y sigue adelante, con su maquinaria en prefecto funcionamiento, se busca consolidar el bipartidismo que se reparta el botín de España. Aunque sutilmente dejan que otros "artistas" entren el el juego, pero eso sí, que ninguno se salga de su papel y no dejen de dar espectáculo, que el circo tiene que continuar.

Si alguno tiene la mas mínima intención de cerrar este circo verá como los dos protagonistas se aliarán, sin que se note, como si de una película de mafiosos se tratase, para alejarlos de sus espectadores, no vaya a ser que acaben con su número.
Solo el director del circo puede decir quien entra y quien no, y solo invitará a aquellos que sigan sus instrucciones. Unas instrucciones que solo buscan que el público siga entretenido y nadie se salga de la carpa sin dejar su parte para engordar ese botín que cada vez acumula menos gente. Por supuesto el director del circo se llama Mercado, y como ha de ser un exotismo para dar mas 'glamour' al circo, es extranjero.
Aunque no hay que olvidar que todo gran "artista" tiene sus fieles seguidores, y esta no es ninguna excepción. Unos seguidores que negarán su afecto, pero que al final buscan que los hilos que mueven a las grandes marionetas puedan atar alguna vez se cabeza.

Habiendo circos de los de antes, con sus payasos de verdad, sus malabaristas, funambulistas, domadores y demás artistas asociada a ese mundo de fantasía ¿Porque tenemos que seguimos pagando para ver a un circo de marionetas movidas torpemente por una máquina sin ninguna creatividad?

Mas de cuatro millones de parados con un futuro incierto, millones de funcionarios que ven bajar sus sueldos, millones de ciudadanos que ven peligrar su puesto de trabajo, millones de padres que no saben que pasará con sus hijos, en pocas palabras, mas de tres cuartas partes de la población española observando el triste espectáculo ¿no es capaz de decir basta y exigir que las dos marionetas dejen paso a los verdaderos autodidactas que no necesitan hilos para moverse?
2 comentarios

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma