El vicio del móvil

Vivimos en un tiempo en los que el teléfono móvil se ha convertido en un objeto de primera necesidad. Pero se llega mas allá cuando se convierte en moda e incluso vicio.

La gente cambia de móvil incluso varias veces el mismo año, y no porque se les haya estropeado, sino porque buscan los mas nuevo y con mas funciones. Parece que el que lleve un móvil viejo está fuera de un supuesto circulo social que se mueve en torno a la moda móvil.
Mas preocupante en cuando los menores de edad dicen que "necesitan" ese móvil de última generación porque sino no pueden tener los últimos juegos, 'logos' o melodías. Y lo peor es que sus progenitores acceden a esa necesidad.
Aunque viendo a alguno de esos progenitores fardando de móvil con melodías odiosas que suenan en los momentos mas inoportunos, es normal que sus hijos vayan por ese camino.

Luego tenemos las reacciones ante los avisos para dejar el móvil aparte.
Cuando en algunos lugares se indica que se apaguen los teléfonos móviles, hay gente que no hace ni caso. Unos alegan que necesitan tenerlo encendido, si tanto lo necesitas no entres en ese tipo de lugares, y otros que nadie les puede obligar a apagarlo, nadie puede obligarles excepto la buena educación que muchos desconocen. Y lo peor es que hay gente que se pone violenta por estos temas.
No hablemos de la prohibición de usar este aparato durante la conducción de vehículos. Es algo que la gente sigue sin querer entender. Te encuentras todos los días ha gente hablando por el móvil mientras conduce, y son fáciles de identificar porque, aunque ellos no se dan cuanta, se observa que reducen la velocidad drásticamente y se convierten en un obstáculo en la carretera. También están los que paran en cualquier sitio para hablar, dicen que así no les pueden multar porque están parados, aunque se paren casi en medio de un calle creen que tiene ese derecho.
Por supuesto no se te ocurra decir nada a alguien que este hablando por el móvil, puedes recibir un montón de contestaciones y ninguna buena.
Hemos llegado a un tiempo en el que una llamada por el móvil se convierte el algo mas importante que una conversación en la calle.

Luego tenemos los famosos SMS. Esos mensajitos que están haciendo que la gente no sepa ni expresarse correctamente. Otra forma de evitar la conversación ya que ves en muchos lugares que grupos de gente, no se si de amigos porque no se habla, están mirando fijamente a ese aparato, cada uno con el suyo o varios al de uno, y escribiendo uno tras otro mensaje.

Y por fin acabamos con la verdadera moda. Una moda que ha convertido al móvil como otro complemento del vestido. Unos lo llevan en la mano, otros colgado al cuello y los mas discretos solo lo sacan cuando lo tienen que dejar encima de alguna mesa para lucirlo. Una moda en la que no solo el aparato es los importante, sino la melodía o el fondo de pantalla del momento. De tal forma que hay gente que deja sonar el teléfono con tal de que oigas su tono de moda, no se dan cuenta que eso solo sirve para molestar ¡Coge el teléfono y deja de dar la lata! o mejor aún apágalo, descansa y deja descansar a los demás.

En definitiva, y sin generalizar, que la buena educación y el teléfono móvil suele estar reñida. Que este aparato ha llegado a convertirse en un vicio similar al del tabaco.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las gallinas cacarean y los gallos cantan, cantos y cacareos siempre acaban igual

Los signos de interrogación y admiración

Los medios no diferencian entre región y comunidad autónoma